Rap, jóvenes y violencia: de una lectura colonial a lo postcolonial (Omer Freixa)

1. Introducción

En estas páginas en forma somera se expondrá la visión de la música de género rap en Mauritania y Senegal en tanto forma de resistencia y confrontación, buscando un punto de contacto en ese tema con las premisas argumentadas por el intelectual y psiquiatra martinico Frantz Fanon en su obra más conocida “Los condenados de la tierra”, respecto a la dialéctica entre el colonizado y el colonizador. La tesis que se sigue en este trabajo es que de algún modo la representación y la simbolización encarnada por el rap, en tanto una de las múltiples formas de expresión de la juventud como manifestación de su disconformidad actual hacia el sistema y sus líderes, recrea el antiguo descontento del colonizado hacia su dominador. En ese sentido, lo que fuera la violencia colonial se reproduce hoy en las élites dirigentes aunque, sin embargo, en esta ocasión se presenta un ejemplo de “catarsis” distinto, una forma pacífica de sublimar lo que Fanon otrora hubiera identificado como el camino directo a la senda violenta a la que, según indica, siempre conduce el colonialismo. En sus palabras, “…la descolonización es siempre un fenómeno violento.” (Fanon, 1983:15).

El plan de exposición en la presente consiste primero en evidenciar la dinámica del rap en los dos países citados y, en segundo y último lugar, explicar y relacionar las dialécticas en juego del tema con las de Fanon. Es importante recalar en la dimensión relacional entre el Islam y esta música en dos países donde la inmensa mayoría de la población es musulmana y especialmente en Mauritania, cuyo sistema de gobierno se intitula República Islámica, todo esto como aspectos que se ofrecen al análisis en la descripción inicial. Más tarde, se pasará revista a algunas consideraciones sobre la cultura juvenil en África y el papel del rap en tanto forma de resistencia frente a la opresión actual. En último lugar, abordando las conclusiones, se trabajará la relación entre el texto citado de Fanon y la temática del rap que le antecede a lo largo de la presente.

2. El rap en Mauritania y Senegal

            Según afirma el teórico Georges Dévereux, a la música se le reconoce en tanto expresión artística la capacidad de “expresar lo inexpresable”, rescata el autor Alberto López Bargados en un artículo acerca de la controversia que suscita el rap en Mauritania (López Bargados, 2009:116). En este caso una comunidad subalterna se sirve del género para llevar a cabo una serie de reivindicaciones explícitas que son desoídas por la clase dirigente o, en otras palabras, dicho género manifiesta las principales tensiones que atraviesan a la sociedad mauritana.

            En un país fuertemente musulmán, las consideraciones sobre lo musical van muy ligadas a esta religión y modo de concebir la vida. En el marco de la umma, la música era tenida por peligrosa, puesto que exaltaba las pasiones y desenfrenaba los espíritus. Por ende, podía descarriar al creyente del control que le imponía la concepción jurídica de comunidad islámica y, fundamentalmente, en la danza se evidenciaba un peligrosísimo descontrol transgresor. En el pasado se conoce con certeza que la música servía como modo de glorificación del soberano, pero se desconoce si fue utilizada bajo una modalidad crítica. En todo caso, esta polémica sobre el rol de la música y el control de los cuerpos aún no concluye en las sociedades islámicas del presente (López Bargados, 2009:120). En última instancia y contrastando notoriamente con el pasado, lo que demostrarán estas páginas es que cabalmente la música hoy se aproxima a una modalidad severamente crítica hacia los gobernantes.

            Es interesante remarcar lo que describe López Bargados sobre la música en esa región de África: “En el Sahara occidental, entre las poblaciones arabófonas, la música ha sido siempre una práctica o costumbre sometida a severas sospechas y regulaciones, y en definitiva ejercida por ciertas familias bien delimitadas desde el punto de vista del estatus.” (López Bargados, 2009:123). Otra diferencia con el pasado. Si en tiempos pretéritos la música era un monopolio de los sectores más acomodados, en la contemporaneidad (y en los contextos urbanos de las principales ciudades de Mauritania), ésta se expandió a nuevos sectores sociales, en especial la juventud urbana, como medio de expresión privilegiado frente a un presente plagado de incertidumbres.

Sobre Senegal se puede decir que, particularmente de Dakar, Mauritania ha recibido su principal influencia en cuanto a cultura hip-hop refiere y existe cierta tutela intelectual de Senegal sobre las minorías que hacen rap en su país vecino. La capital senegalesa concentra el mayor número de culturas juveniles y musicales de África occidental, puesto que en ella se estima que existen 3.000 conjuntos de música rap. Su naturaleza combativa se relaciona con sus orígenes. En el caso senegalés, este género apareció en 1988 en el contexto de una dura crisis económica. Volviendo a su vecina Mauritania, en esta República Islámica la irrupción fue más tardía aunque su acogida fue impresionante, pensando en el nudo de significados que se tejen alrededor suyo y que el rap no encuentra una recepción oficial como sucede, por caso, en Francia. En efecto, la etnización es la clave para entender por qué el género comporta la forma de un fenómeno underground y, además, por qué es tan celosamente controlado por un Estado pluriétnico. El país ha manejado mal desde 1960 la diversidad cultural y la etnia hegemónica, bidan, de extracción árabe, intentó imponer una arabización forzosa que desencadenó varias oleadas de represión estatal. En ese sentido, las etnias no árabes obtienen del rap, ante un panorama de delicada convivencia étnica, una reivindicación identitaria y la lucha por un reconocimiento ante un Estado que las marginaliza (López Bargados, 2009:127).

            En el plano práctico esta música provoca temor en las élites bidan porque “…un concierto de música rap se convierte en un escenario en el que los cuerpos se mueven libremente, en el que se aborda públicamente un conjunto de problemáticas que suelen quedar ocultas bajo un manto de vergüenza y oprobio…” (López Bargados, 2009:128). En tal sentido se destaca la observación de Dévereux de “expresar lo inexpresable”, al desafiar algunas de las reglas que gobiernan el orden social que en cualquier otro contexto resultaría inatacable. El principal temor de los sectores tradicionales, la burguesía y las clases dirigentes, coinciden, es la corrupción del espíritu que provoca el placer musical y una amenaza para su monopolio del capital simbólico del país por parte de los negromauritanos. Estos últimos, diversos grupos étnicos como wolof, pulaar, etc, entienden otra forma de concebir la “mauritanidad” en disidencia con la representación hegemónica de los medios bidan y practicada, por ejemplo, bastardeando el árabe, la lengua que opera como señal del más alto prestigio social (López Bargados, 2009:129). La acogida del rap llega a otros grupos y se ve en los sectores harratin, aquellos antiguos esclavos de los dominadores bidan, naturalmente hostiles a las rígidas divisiones de la sociedad mauritana.

Portada del disco de Kasumay: Senegal Urban Rithms

Portada del disco de Kasumay:            Senegal Urban Rithms

Respecto a Senegal, se adelantó líneas arriba que el movimiento tuvo su inicio a fines de la década de 1980 ante el descontento entre los jóvenes frente al régimen de Abdou Diouf, heredero de Leopold Senghor, héroe de la independencia senegalesa, quien hacía frente a las políticas de ajuste, su poco carisma y altos niveles de impopularidad. El primero, viendo a los jóvenes encolerizados, habló de una “juventud malsana” (Moulard-Kouka, 2008:184). El rap alcanzó su apogeo a partir del año 2000 (cuando muchos raperos se movilizaron políticamente) aunque antes ya hubiera manifestado progresivamente sus quejas frente al liderazgo del Partido Socialista gobernante (PSS). Sobre su origen, el rap se forjó a partir de la influencia a finales de la década de 1980 del movimiento hip-hop y el consumo de su producción musical proveniente de los Estados Unidos y Francia. Por esa época también apareció el movimiento de Set-Seal, un conjunto de pintadas espontáneas en los muros de las ciudades que expresó el descontento en forma pacífica, marcando el renacimiento de la juventud en la ciudad con intención de reescribir su propia historia urbana (Biaya, 2000:18). El grupo rapero senegalés más famoso, Positive Black Soul, fue el primero que apareció en 1989, en uno de los arrabales de Dakar, y publicó su primer álbum en 1994.

            A diferencia de Mauritania, el régimen de Dakar liberalizó los medios de comunicación. Fue así como en Senegal el rap apareció en círculos radiales y los jóvenes raperos participaron de la industria y la difusión general. Todos los géneros musicales se beneficiaron con estos cambios pero particularmente el rap, ampliando su público oyente y pasando de ser caracterizado como de clase alta a más popular, alcanzando diversos suburbios de Dakar. El uso del lenguaje wolof contribuyó a ampliar la audiencia. Otra diferencia con el país vecino reside en que en Dakar los raperos se bifurcaron en dos corrientes: aquellos más combativos y que hicieron música de protesta, frente a quienes elaboraron temas comerciales y más “hedonistas” (Lanzano, 2008:4-5). De todos modos, el origen social del rapero determina el éxito de su reputación y, cuanto más popular su cuna, mayor credibilidad tiene antes que aquél del entorno más residencial (Moulard-Kouka, 2008:173).

            ¿Cuál es el contenido del rap en tanto movimiento de protesta en Senegal? Partiendo del hecho de que la producción del rap no presenta en su génesis una base étnica como en la vecina Mauritania, la antropóloga francesa Sophie Moulard-Kouka en su tesis de doctorado brinda una muy buena explicación: “Tous les aspects de la vie sociale sont passés en revue, avec un accent porté sur les institutions et les services publics, dont le fonctionnement réel dément chaque jour l’image que l’on tient à attribuer au Sénégal d’ «exemple de démocratie» en Afrique” (Moulard-Kouka, 2008:180) y la autora ironiza al decir que, siguiendo este sentido, el país africano sería más bien reconocido como un ejemplo de “cuasi-democracia”. Particularmente cruda resulta la producción rapera frente al criticismo ante el PSS (en tanto gobierno) por la práctica de elecciones fraudulentas, clientelismo, manejo autocrático, represión y censura a los medios. Todo ello es, en suma, la pervivencia de lo que perciben como prácticas totalitarias en el seno del régimen senegalés. También han sido críticos de las condiciones de vida lamentables que soportan muchos senegaleses, por caso las deficiencias de los servicios públicos denunciadas por el artista apodado Ouza durante la presidencia de Diouf. Además, el rechazo de los jóvenes a las fórmulas nacionalistas impuestas por el PSS fue muy fuerte, tanto frente a Senghor como a su sucesor Diouf, pero sin implicar un rechazo del nacionalismo. Por el contrario, se trató de redefinirlo por una fórmula menos elitista o “senghoriana”. En resumen, todos estos sentimientos de cólera mencionados tuvieron su clímax en el año 2000, momento clave que llevó a un recambio de gobierno importante y que demostró al rapero en su función de “contrapoder” (Moulard-Kouka, 2008:189).

Resulta muy interesante centrarse en el lenguaje del género musical, aquel que desde mediados de la década de 1990 se radicalizara. En Senegal, el proceso de hibridación del wolof con el inglés es llamativo. Tomando el modelo rapero norteamericano, los jóvenes senegaleses intentaron con éxito crear un producto nuevo y desligado de la imperante influencia francófona (si se permite “senghoriana”, entendida en tanto construcción del poder), en aras de la globalización y considerando un punto de referencia distante y novedoso como los Estados Unidos. En síntesis, como sostiene Cristiano Lanzano: “The arrival of rap in Senegal could thus be interpreted as a new chapter in the long saga of métissage and hybridization through music.” (Lanzano, 2008:8). En todo caso, los jóvenes, tanto en Mauritania como en el país en cuestión, se identificaron con un producto del cosmopolitismo y no de una lectura nacional. La tensión entre lo universal y lo autóctono cruza toda la interpretación del tema pero ambas facetas son conciliables. Es decir, la identidad local se puede construir en un medio marcado por influencias foráneas y tomando elementos significativos de estas últimas.

Además, el rap también se muestra muy crítico frente a los elementos que definen la transnacionalización. Aparece en las letras una mirada peyorativa hacia la política internacional, centrándose en ataques a los organismos de crédito internacionales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y locales como el Banco de Francia, así como los gobiernos de las potencias occidentales, sobre todo el norteamericano y el francés. Como no resultaría extraño, tampoco el colonialismo está exento de recibir cuestionamientos. Es muy interesante el caso de crítica a partir de un suceso concreto, la masacre de Thiaroye de diciembre de 1944, en donde fueron abatidos, a manos de gendarmes franceses, varios conscriptos senegaleses que reclamaban sueldos adeudados. Sobre este incidente, que dejó una huella profunda en la memoria anticolonial, basó su nombre el famoso grupo rapero formado muy cerca de Dakar, Wa BMG 44 (Moulard-Kouka, 2008:179). Puntualmente, este grupo exige del Estado francés una reparación por los daños infringidos durante el período colonial y la elección del número 44 que porta su nombre se considera emblemática de tal perjuicio, en alusión a la matanza señalada de 1944 (Moulard-Kouka, 2008:208).

            Mauritania y Senegal comparten un elemento significativo. El rap si bien aclama el estado de revuelta e insta a la “concientización”, empero no se manifiesta violento. Es decir, invita a canalizar en el público la violencia en un estado catártico pero no promueve actos violentos, se trata más bien de una lucha contra la “alienación mental”. De tal modo, la agresividad se manifiesta en poses y expresiones artísticas del rapero, en el orden de lo simbólico y que reproduce en ese plano la violencia de la calle. Como sea, al menos en Senegal según sostiene Moulard-Kouka, y haciéndose eco frente a los pesares frente al desprestigio y la desconfianza ante la clase política, la energía emanada de los raperos en sus tonos de denuncia contribuyó a generar un nuevo clima de confianza entre los jóvenes (Moulard-Kouka, 2008:185). Hoy el rap ejerce una suerte de función de vigilancia sobre el poder y sigue denunciando un sistema judicial arbitrario y parcial, la situación lamentable de la educación, instituciones y servicios públicos muy deficientes, además de una clase política corrupta. Por caso, si Diouf fue visto por algunos como un experto en mendicidad internacional, después de 2000 al nuevo presidente electo, Abdoulaye Wade, se le hizo una crítica similar. El rap representa “la voz de los sin voz”. Como concluye la autora francesa: “Finalement, le rap pérennise sa vocation critique, et quel que soit le gouvernement en place, sa mission ne change pas vraiment de nature.” (Moulard-Kouka, 2008:193).

3. Cómo entender el rap

            El objetivo de este breve apartado es intentar aproximar una respuesta a un aspecto tan complejo como la música rap. A título introductorio y recapitulando lo que se enunció en el apartado precedente, debe quedar claro que el rap es (al menos en Senegal) ante todo una reivindicación en tanto replanteo de las normas políticas y sociales vigentes que, ante la percepción de anomia por parte de los sujetos que lo practican, tratan de restablecer o discutir ciertos valores, antes que eliminarlos (Moulard-Kouka, 2008:169). Entonces, de las varias aproximaciones que se pueden ofrecer, y ateniéndose a la perspectiva del análisis sociológico, se sostiene que en tiempos postcoloniales se asiste a la construcción de lo que se denomina una “cultura de la calle” que en un principio rompe en un doble sentido con la lógica colonial, nace tras ésta y lo hace en los márgenes de lo urbano (Biaya, 2000:14). El placer -y el rap inscripto dentro de esta variable- deviene formativo en la construcción de dicha cultura, por medio de la violencia y una legitimación en el espacio público. Sus modos de manifestación, sean violentos o no, siempre son vistos en oposición a todo proyecto hegemónico del Estado. Se trata de un conjunto de prácticas sociales que se enriquece, como el rap demuestra, con aportes provenientes de los fenómenos de migración y globalización, y que concluye generando nuevas identidades urbanas.

            Los jóvenes construyen en las ciudades una “cultura de la calle” a partir de la marginalidad. La calle deja de ser un espacio de control administrativo y religioso, como en tiempos coloniales, pasando a ser un lugar de actividades, de diversión y creación, que se erige como un ámbito controlado por ellos en detrimento de la afirmación del poder estatal (Biaya, 2000:23). Estas nuevas formas de entender lo urbano resultan ser en primera instancia un triunfo sobre el paradigma colonial y nacional. Además, adoptan referentes, bien sean grupos o personajes, como los artistas del rap, por caso, en Senegal, Youssou N’Dour, que pretendió convertirse en representante político de los intereses de estos grupos y quien hoy ocupa actualmente el cargo de Ministro de Cultura y Turismo en el gabinete de Macky Sall, marcando, en principio, una renovación de la política tras abandonar el poder Wade, quien lo ocupó (democráticamente) desde el año 2000 pero fue criticado por sus manejos, corruptela y otros males denunciados por varios artistas raperos como el mencionado.

Es indudable que la “cultura de la calle” traza una ruptura epistemológica respecto del paradigma colonial, muestra a las claras el final de la descolonización y expresa el surgimiento de lo que se denomina, como se refirió más arriba, una “globalización localizada” (Biaya, 2000:25). Sin embargo, el placer y la diversión no son fines en sí mismos, por el contrario, por medio del rap y otras prácticas, los jóvenes en África intentan escapar de una versión postcolonial impuesta desde el exterior, por medio de un proceso de redefinición de sus modalidades que se define en los términos aludidos del hedonismo. De tal modo, se asiste a la construcción de una identidad en los grupos de jóvenes que, a diferencia de la época colonial, se construye indefectiblemente contra la comunidad y el grupo de pertenencia, más que a partir de éstos. Lo anterior se aplica sobre todo a muchos países africanos donde abundan los contextos de crisis generalizada y, además, la construcción de la identidad resulta ser de tal modo un proceso individualizado porque las duras condiciones de vida y la violencia imperante refuerzan esta intención antes que aminorarla, al no existir apoyo de la comunidad (Biaya, 2000:29-30).

En definitiva, la “cultura de la calle”, un nuevo registro de la memoria urbana y la coronación de la descolonización en el África urbana, lucharía por escapar de la lógica postcolonial y nacional, aunque se observa que no lo consigue (Biaya, 2000:30). Si buena parte de las dictaduras en el continente ha finalizado, no obstante, lo que fuera otrora la violencia del orden colonial hoy día se repite esparciendo su veneno sobre los jóvenes y la cultura urbana generada por quienes no tienen más remedio que convivir con esa realidad. Entonces, de allí surgen prácticas de resistencia tales como el rap. Pese a las apariencias, el yugo francés o el norteamericano se encuentran presentes. Es decir, la herencia colonial se halla presente y continúa perpetuándose bajo nuevas formas, todas ellas con mucho influjo (Moulard-Kouka, 2008:166).

            Un ejemplo llamativo de aquella pervivencia se da en el caso de los conflictos internos en África. Como escribiera Fanon refiriéndose a la época colonial: “La tensión muscular del colonizado se libera periódicamente en explosiones sanguinarias: luchas tribales, luchas de çofs, luchas entre individuos.” (Fanon, 1983:22). Hoy día incorrectamente se habla de “luchas tribales” para denotar esas tensiones que el autor evocó. Ahora bien, al entender del teórico como la cita expone, si en la era del colonialismo la violencia entre los colonizados se canalizaba entre éstos en lugar de estallar contra la metrópoli, cabe pensar la posibilidad de perpetuación de este tema en relación a los conflictos actuales llamados “étnicos” en donde luchan los dominados en vez de oponerse contra la élite que los sujeta. Los mismos continúan recibiendo el mote anacrónico, eurocéntrico y reduccionista de “lucha tribal”, como hace más de medio siglo.

            Un último ejemplo de continuidad a partir de 1960 y la etapa precedente, antes de avanzar, es lo que se da respecto a la confrontación. El mundo del rap hoy día construye un modelo de alteridad, que difiere no tanto en tanto se hable de Mauritania o de Senegal. Lo común consiste en la presencia de un “nosotros”, actor sufrido frente al atropello del “ellos” que en este último caso, y en ambos países, se trata de un colectivo que engloba a los grupos que detentan el poder político y económico, sumado a la componente étnico-racial antes citada del caso mauritano. La estructura bipolar en esta dialéctica de la confrontación no se modificó desde la época colonial, solo mutó de contenido. Fanon interpretó que la cultura africana se afirmó en el choque entre el negro y el blanco durante el colonialismo, por lo que prefirió referir más a una cultura de lo africano que lo nacional (Fanon, 1983:90-91). En definitiva, lo que se modificó en la actualidad es que la principal oposición no es lo negro, como sinónimo de africano, opuesto al blanco, sino que todos ahora son, por así decirlo, africanos (al margen de que la élite de turno muchas veces sustente su poder en base al apoyo de agentes externos, como lo denuncian las letras raperas en reiteradas ocasiones). En el caso puntual mauritano, el blanco ha sido reemplazado por el árabe africano. Sería interesante pensar si realmente existe una cultura nacional a pesar de la opresión que existe en los regímenes de estos países y que el rap se encarga de denunciar. Fanon fue contundente al respecto, durante la era colonial no podía haber una cultura nacional sino hasta la liberación (Fanon, 1983:102).

Al margen de estos signos de continuidad, de los cuales aquí solo se dan someros ejemplos, para cerrar el apartado y adentrarse en las conclusiones, debe subrayarse que, no obstante, la “cultura de la calle” responde a una lógica de ruptura y reinvención que ha construido nuevos modos urbanos de expresión y acción. Como concluye el autor Biaya “…Être jeune et urbain en Afrique est un défi qui vaut sans doute la peine d’être relevé.” (Biaya, 2000:31). Sin duda, el rap se seguirá redefiniendo a medida que ese “ser joven” se vaya develando.

4. Conclusión: Fanon hoy

            En la teoría postcolonial existe una máxima expuesta por la pensadora india Gayatri Spivak en 1988, quien oportunamente indicó que la condición subalterna es precisamente la invisibilidad, la negación y la imposibilidad de hablar por sí mismo considerando las condiciones objetivas (Collignon, 2007:6). De todos modos, y como estas páginas demuestran, se da un caso en que grupos subalternos, ya sea marginados por cuestiones étnico-raciales y/o por asuntos económicos y sociales, tienen su oportunidad de expresarse y con ello dar voz a otros. Por su parte, los estudios postcoloniales muestran que el objeto de estudio muta y se trata de una construcción híbrida, caracterización que cumple el rap. Como explica el teórico Homi Bhabha, la categoría clave del análisis postcolonial es el movimiento (Collignon, 2007:4) que redefine la identidad del sujeto. Esa fluidez permite romper categorías duales rígidas tan caras al paradigma colonial y, por caso, alterar el sentido del binomio centro/periferia. Al respecto, un ejemplo abordado en la presente se da en la hibridación propuesta por el rap entre lo autóctono y la transnacionalización, como se indicara previamente.

            Fanon fue uno de los críticos más sagaces contra el colonialismo. Instó a luchar violentamente contra éste, conociendo que esta lucha sería la única forma de recomponer la dignidad del sujeto colonizado debido a que, según argumenta, el dominio colonial impone obediencia absoluta y deshumaniza al súbdito. Por ende y más tarde, el colonizado se convierte en hombre en el mismo proceso por el que se libera, siempre por medio de la violencia que lo desintoxica y libra del complejo de inferioridad generado por la situación colonial  (Fanon, 1983:15, 36 y 40). Empero, no todo es un lecho de rosas tras la descolonización. Fanon deja advertencias en su obra “Los condenados de la tierra” sobre esta observación respecto a que la violencia que redime al sujeto, tras producirse la liberación, no abandona la trama y continúa dominando la vida nacional. En otras palabras y parafraseándolo, existe la conciencia de existencia del régimen persistente de la violencia (Fanon, 1983:32-33).

Campaña rapera que documenta el proceso electoral senagalés de 2007 y el descontento de la población

Campaña rapera que documenta el proceso electoral senagalés de 2007 y el descontento de la población

            En sintonía con lo anteriormente expuesto, hoy en día puede observarse que los regímenes políticos que gobiernan las repúblicas de Mauritania y Senegal generan contextos sociales que no escapan a la violencia y el malestar. Como se apuntó, la lectura étnica que se efectúa en el análisis de la primera de ellas es una clave para explicar cómo la violencia, si se quiere “racializada”, condiciona la actitud de las clases subalternas que las lleva a moverse por lo bajo y criticar al régimen de Nouakchott, en especial, revisando la respuesta crítica de los grupos de jóvenes excluidos del poder. En realidad, poco ha cambiado respecto de la época que ilustró Fanon. ¿Cómo? Por empezar, si él sostiene que durante la colonia se invitó al pueblo a luchar contra la opresión, después de la liberación nacional éste debió luchar contra varios males típicos del Tercer Mundo, como el subdesarrollo. En verdad, la palabra opresión resuena. “La lucha, se afirma, continúa. El pueblo comprueba que la vida es un combate interminable.”, sentencia (Fanon, 1983:40). En realidad se trata de una lucha sin cuartel contra una nueva forma de opresión, ejercida esta vez por los herederos de una élite que supo desplazar a otra foránea hace medio siglo. Si para el teórico la opresión tras la descolonización desaparece, en lo expuesto para el caso mauritano, la experiencia demostró que persiste una forma novedosa de opresión que mantiene una pauta continúa, de nuevo, étnico-racial. Sencillamente, si antes eran los europeos blancos, ahora los opresores resultan ser nativos de origen árabe, como se introdujo en la sección precedente.

            No obstante, a pesar de las continuidades, existen también diferencias. Por ejemplo, la forma de lucha contra aquella nueva forma opresora postcolonial no se manifiesta violenta, a diferencia de la era colonial. Como se expuso, el rap no es violento aunque sugiere la violencia en sus ritmos y movimientos. Lo que sí sobrevive de la etapa colonial y de descolonización es el maniqueísmo que el autor denuncia en el binomio colono/colonizador, aunque redefinido. Si el primero nunca deja de ser el enemigo implacable (Fanon, 1983:21 y 136), ahora bien, tras la era de liberación, el adversario pasa a ser uno de los suyos, aunque étnicamente diferenciado, el bidan. Éste trata al negromauritano como una especie diferente, en los términos en que el colono trató al nativo durante la égida colonial. Recuérdese lo que constata el martinico: “…el lenguaje del colono, cuando habla del colonizado, es un lenguaje zoológico.” (Fanon, 1983:18).

            Si bien el binomio se ha renovado, existe una diferencia relacional entre los actores de la nueva dupla, que también se observa en Senegal aunque sin la marcada tónica étnica de su vecino del norte. En tiempos coloniales, el colonizado siempre soñó con instalarse en el lugar del colono, sustituyéndolo (Fanon, 1983:22). Ahora bien, actualmente el negromauritano no desea lo anterior sino que lucha por reivindicar sus derechos, respetando en cierta forma (so pena de la dura represión) el lugar de poder del bidan. Más bien, diríase respecto del poderoso, el dominado aspira a ayudarle a repensar su rol y mostrarle sus falencias (aunque el primero lo ignore). En el caso de Senegal, donde también se aplica la anterior máxima, es muy ilustrativo el significado en el nombre del grupo citado Wa BMG 44 cuya sigla es, traducida del wolof, “Tous ensemble pour mieux réfléchir” (Moulard-Kouka, 2008:146). Si la pereza del colonizado era la forma conciente de boicotear el orden colonial (Fanon, 1983:130), hoy día no está presente la idea de sabotaje. En cambio, la creatividad del rap supone una forma de exteriorizar el descontento e incitar a una reflexión pacífica entre artistas y público, con la esperanza de que algún día el mensaje llegue a las élites que controlan el poder.

            En los términos psiquiátricos que adelantó el filósofo existencialista Jean Paul Sartre en el prefacio para la obra más conocida del autor martinico (Fanon, 1983:10), si la neurosis que provocaba el dominio colonial en el colonizado se quitaba por medio de la lucha armada, cabe postular la posibilidad que el trastorno actual que provoca la humillación de sentirse parte de un grupo inferior y/o marginalizado se elimine o, en todo caso, se canalice a través de ciertas manifestaciones artísticas como el rap. Se detecta una similitud llamativa. En tiempo de dominación europea el trance religioso era para los colonizados un arma frente al estado de desesperanza y desesperación que imponía el vínculo colonial. Fanon lo resume así: “A la ida, los hombres y las mujeres estaban impacientes, excitados, «nerviosos». Al regreso, vuelven a la aldea la calma, la paz, la inmovilidad.” (Fanon, 1983:24). En tiempos modernos, un concierto de rap en Mauritania (como expone López Bargados), o en Senegal, supone un espacio de catarsis, un refugio contra una dominación que solo cambió de rostro pero que implica prácticas similares a las del colono hace más de cincuenta años. También el despliegue de estas actuales manifestaciones de algún modo contribuye a mantener el orden social, como otrora los “trances” cumplían una función económica fundamental cohesionando el mundo colonizado.

            En clave tercermundista, Fanon llamó la atención sobre la presencia de líderes de las naciones recientemente descolonizadas que emprendían largos viajes y se nutrían de enseñanzas en el exterior porque provenían de lo que él consideró “países vacíos” ante la mancha del legado colonial (Fanon, 1983:35). El autor critica la voluntad totalizadora de abarcarlo todo en esos líderes, emparentada con lo que afirmó se conoce como “globalismo”. Entonces, el teórico cuestionó a principios de la década de 1960 ese elemento porque denotaba falta de originalidad y creatividad. Sin ir más lejos, esta característica se repite hoy día ya que los artistas de rap imitan aspectos de aquéllos actores criticados en sus letras, como por ejemplo Estados Unidos y Francia, países de donde ha tomado elementos clave el rap. Una vez más se vuelve a la hibridación que supone esta música entre lo autóctono y lo transnacional, pero desde una perspectiva crítica que plantea cierta autonomía cultural respecto puntualmente de la ex metrópoli que, no obstante, sigue influenciando actitudes y modos de vida en los países de lo que fuera conocido como Tercer Mundo, además de la imponente presencia cultural norteamericana. Finalmente, se da a entender que existe un doble discurso en este aspecto de una pretendida “descolonización cultural”.

            Siguiendo la base teórica de la argumentación del autor, este último preconizaba que haría falta un gran trabajo de parte de las élites locales -una vez retiradas las metrópolis- por subsanar el legado colonial y expulsar a los antiguos súbditos del estado cuasi animal que les impusieron cada una de las potencias coloniales durante décadas. Entonces, si hoy las prácticas de autoridad se reproducen para generar nuevos marginados, cabe preguntar si ese estado de inferioridad y deshumanización no continúa a pesar de haberse extinto el lazo colonial. Por cierto, se postula como hipótesis que, al adentrarse en la bibliografía sobre el rap en África, daría la impresión de que los sujetos a quien atañe el género actúan como una suerte de zombies cuando están lejos del mismo. Es decir, solo esta música los libera intermitentemente. Europa (o bien la comunidad internacional para ser más amplio) continúa indiferente frente a esta situación de marginalidad, pobreza y exclusión. Fanon lo sintetizó en 1961, aunque sus enseñanzas reverberan. “Asistimos a la movilización del pueblo que se abruma y se agota frente a una Europa harta y despectiva.” (Fanon, 1983:42). Poco cambió.

            Volviendo a lo que se mencionó en el apartado anterior, es dable constatar, tras examinar la obra de Fanon, la pervivencia de lo colonial en lo denominado postcolonial. Es decir, la violencia sobrevive pero se adapta a las condiciones de los tiempos que corren. En lugar de sublimarse en instintos violentos, hoy acompaña la reflexión de grupos de jóvenes que canalizan lo violento a través de prolijas expresiones artísticas. La “cultura de la calle” no es más que el reflejo de una dialéctica redefinida pero que conserva, por más que se niegue, la concepción binaria típica del estudio colonial en la dupla opresor-oprimido, por lo que si la teoría postcolonial propone la superación del colonialismo, este ejemplo demuestra que dicho paradigma recae en los tópicos de su precedente (Berger, 2006:20).

En otras palabras, si se modifican los actores la dinámica poco se altera: se sigue encontrando, por un lado, sujetos que imparten violencia (simbólica y no tanto otras veces) y, por otra parte, mayorías que la sufren día a día. Si en la era colonial el colono veía en el colonizado solo la más pura agresividad (Fanon, 1983:132), actualmente en Mauritania y Senegal, los grupos subalternos reemplazaron esa actitud desbordante por prácticas más reflexivas (aunque los episodios de violencia no hayan desaparecido). En todo caso, la idea central es constatar que la violencia continúa en el plano simbólico y real, aunque más perimida o disimulada que hace 50 años. Finalmente, una aclaración importante. Lo que se debe desterrar del análisis es la presunción colonialista de que sin el colonizador el africano hubiera vuelto a la barbarie (Fanon, 1983:90). La creación artística africana moderna (en este caso expuesta a través de la producción rapera) dista muchísimo de la presunta “animalización” a la que llevaría la descolonización en África, según la mirada metropolitana que Fanon denunció enérgicamente a lo largo de toda su vida.

 ————————————–

Bibliografía consultada

Obras:

* Frantz FANON, Los condenados de la tierra, Fondo de Cultura Económica, México DF, séptima reimpresión, 1983.

* Sophie MOULARD-KOUKA, “Senegal Yewuleen!” Analyse anthropologique du rap a Dakar: liminarite, contestation et culture populaire, tesis de Doctorado, Universidad de Burdeos 2, 2008, Volumen 1.

Artículos:

* Anne BERGER, “Traversées de frontières: postcolonialité et études de «genre» en Amérique”, entrevista realizada por Grégoire Leménager y Laurence Marie, en Labyrinthe, Dossier “Faut-il être postcolonial?”, N° 24, 2006 (2), pp. 11-37.

* Tshikala K. BIAYA, “Jeunes et culture de la rue en Afrique urbaine (Addis-Abeba, Dakar et Kinshasa)”, en Politique Africaine, Dossier “Enfants, jeunes et politique”, Nº 80, 2000, pp. 12-31.

* Béatrice COLLIGNON, “Note sur les fondements des postcolonial studies”, en EchoGéo, N° 1, 2007. Disponible en: http://echogeo.revues.org/2089. Consulta: diciembre de 2012, enero de 2013.

* Cristiano LANZANO, “Mbedd baa ngi ni!” (here’s the street): the representation of urban spaces among young Senegalese rappers”. Paper presentado en la Décima Bienal Conferencia EASA, versión preliminar, Ljubljana, agosto 26-29, 2008. Disponible en http://www.nomadit.co.uk/easa/easa08/panels.php5?PanelID=378. Consulta: diciembre de 2012, enero de 2013.

* Alberto LÓPEZ BARGADOS, “La convulsión de los cuerpos: controversias sobre la música rap en la Mauritania contemporánea”, en Ferrán INIESTA (Comp.), El Islam del África negra, Bellaterra, Biblioteca de Estudios Africanos, N° 16, Barcelona, 2009, pp. 115-133.

———————————

Enlace recomendado: This is Africa: The voice of a new generation

El conflicto palestino (I): Hamas

En 2010, la relación entre el poderoso Hosni Mubarak y la organización Hamas no pasaban por su mejor momento. El ya derrocado y condenado a cadena perpetua expresidente de la República Árabe de Egipto Mubarak, quién ejerciera su cargo desde hacía casi treinta años hasta que el movimiento revolucionario conocido como Primavera Árabe le pasó factura, siempre tuvo una gran influencia en Palestina y Oriente Medio.

Ya en 2007 Mubarak advertía de que el enfrentamiento entre Hamas y al-Fatah no traería nada bueno para Palestina. Fatah, heredera de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) fundada por el desaparecido Yasser Arafat, había renunciado a la violencia en 2007 lo que fue duramente criticado por Hamas y otros grupos palestinos que acusaban a Fatah de venderse a los israelíes a cambio de que éstos les auparan y respaldaran al frente del Gobierno de las Franjas Palestinas. 

Mubarak ofreció también su apoyo a Mahmoud Abbas, líder de al-Fatah y presidente de la Autoridad Nacional Palestina (en la actualidad y desde el mes de enero de 2013, Estado de Palestina). Todo enmarcado en el contexto de buenas relaciones diplomáticas que entonces existían entre Israel y Egipto e incluso con Jordania, cuyos jefes de Estado y primeros ministros solían reunirse a menudo para tomar las medidas pertinentes que permitieran el mantenimiento de la paz en la Región.

Mubarak incluso se llegaría a reunir con el rey de Arabia, Abdalá bin Abdelaziz, para que no financiara ni respaldara de ninguna manera a Hamas. Culpaban a este grupo de llevar a cabo un golpe de Estado contra sus propios paisanos, al enfrentarse a Fatah, palestinos como ellos, lo que daba una imagen pésima del pueblo palestino al estar las dos Franjas (Gaza y Cisjordania) gobernadas por facciones enfrentadas. Esta situación favorecía a Israel al poder mostrar al Mundo que ni siquiera los propios palestinos se ponían de acuerdo con respecto a la forma de Estado que deseaban ni sobre quiénes debían gobernarles, recurriendo a la violencia entre ellos mismos.

Ahora bien, Mubarak actuaba según sus propios intereses y a dos bandas, procurando estar bien con unos y otros e intentando evitar que “Hermanos Musulmanes”, el movimiento islamista que ejercía una notable oposición en la sombra, tanto en Egipto como en otros Países islámicos, consiguiera apoyos entre grupos palestinos. Así que mandó a su jefe de Inteligencia (los Servicios Secretos), Omar Suleiman, para que dialogara con el que llegara a ser primer ministro de Hamas para Gaza antes de que Mahmoud Abbas le destituyera, si bien esta maniobra era realizada de forma reservada ya que de cara a la galería Mubarak mostraba su total desacuerdo con Hamas e incluso trasladaba a su embajador en Gaza (que había quedado en poder de Hamas) a Cisjordania, la Franja cuyo control mantenía al-Fatah.

La otra razón por la que el Gobierno egipcio temía que Gaza supusiera un problema en sus intereses con Hamas en el poder, es el apoyo iraní que siempre se ha sospechado que reciben los grupos palestinos contrarios a Fatah. En 2007, Egipto e Irán buscaban convertirse en la potencia hegemónica en Oriente Medio, entre los Países islámicos, por lo que Mubarak no podía permitirse una Gaza controlada por una facción apoyada por los iraníes que sirviera además de base para “Hermanos Musulmanes” desde la que planificar sus acciones de acoso y derribo del Gobierno egipcio y mucho menos en un momento en que tras las elecciones de 2007 se acusaba al Partido Nacional Democrático liderado por Mubarak de fraude electoral para impedir el ascenso al poder de “Hermanos Musulmanes”. La formación estaba prohibida en Egipto pero sus miembros se presentaban a las elecciones como independientes.

Hamas rompió, de todos modos, las relaciones diplomáticas de Gaza con Egipto por lo que Mubarak, de acuerdo con Israel, cerró sus fronteras con Gaza, recrudeciéndose el bloqueo impuesto por Israel y que desde ese momento sufrirían los habitantes de Gaza, impidiendo el ejército israelí que llegara ningún material que no hubiera sido inspeccionado previamente por el mismo. A raíz de ese bloqueo israelí, se forma un movimiento denominado “Gaza-Libre”, con personalidades de reputación y prestigio internacionales colaborando con la misma como el clérigo pacifista sudafricano Desmond Tutu, que se hiciera famoso en su lucha contra el Apartheid o el filósofo norteamericano Noam Chomsky. El Movimiento de Solidaridad Internacional (ISM, por sus siglas en inglés), formado por palestinos y algún israelí descontento con el Gobierno de su País, organizan campañas anuales para recaudar fondos que permitan la resistencia no violenta de los palestinos, sin embargo, algunos de sus cooperantes han manifestado que consideran legítima la defensa armada de los grupos palestinos si son atacados, en un lenguaje bastante ambiguo sobre si apoyan o no la lucha armada palestina, lo que ha motivado que la flotilla por la libertad que organizan todos los años con material de todo tipo que intentan hacer llegar por mar a Gaza, barcos que supuestamente transportan medicamentos, alimentos y útiles de primera necesidad más material escolar y muebles para los palestinos, procedentes de distintos Países, sean controlados por las Fuerzas de Defensa Israelíes, impidiendo en ocasiones que lleguen a su destino, como ocurrió en 2010.

La crisis de la Flotilla de la Libertad

Logo de la Flotilla de la Libertad

Logo de la Flotilla de la Libertad

En 2010 una flotilla de seis barcos con cientos de personas a bordo transportaba 10.000 toneladas de ayuda humanitaria (o al menos era lo que decían los cooperantes, quienes procedían mayormente de Turquía pero los había también de otros Países).

La Marina israelí puso en marcha la operación “Brisa del Mar” para impedir que esa flotilla llegara a Israel por lo que procedieron al abordaje de los barcos en cuanto los interceptaron muriendo nueve activistas e hiriendo a otros treinta, lo que provocó numerosas quejas internacionales, incluida la Organización de las Naciones Unidas (ONU), aparte de la contundencia de la acción militar israelí porque además se llevó a cabo en aguas internacionales.

Los militares israelíes afirman que avisaron a la tripulación de los barcos que se acercaban a Israel que desistieran de su actitud y que incluso cuando abordaron los barcos fueron recibidos con gran violencia por parte de los activistas además de que encontraron un gran arsenal de armas en las bodegas. Los activistas, en cambio, desmienten que portaran armas e incluso aseguran que nada más subir los soldados dispararon contra todo lo que se movía y que dos heridos graves, resultado de los disparos, murieron en la cubierta ante la negativa de auxilio que los activistas suplicaron a los soldados.

Los barcos fueron conducidos al Puerto de Ashdot y el material confiscado; finalmente, se libró parte del mismo, conduciéndolo a la frontera de Gaza pero Hamas dijo que no lo aceptaría hasta que se liberara a los cooperantes de la flotilla y se transportara todo el material hacia Gaza ya que parte del mismo se había quedado requisado. Al final, la ONU actuó haciendo de mediadora y transportando el material hacia Gaza; Egipto, que había acordado el cierre de su frontera con Gaza, decidió abrirla para que llegase material humanitario a la Franja Palestina ante la penosa situación que vivían sus habitantes debido al bloqueo israelí pero Hamas cierra la frontera por el lado de Gaza al considerar que no necesita la ayuda de un régimen que colabora con su principal enemigo, Israel, iniciando una huelga en Gaza en protesta por la acción armada israelí contra la Flotilla por la Libertad.  

Varios periodistas que cubrían todo lo que estaba sucediendo en Gaza denunciaron la poca sensibilidad de Hamas hacia su población puesto que la apertura del paso de Rafah, la frontera con Egipto, hubiera aliviado la situación de penuria que vivían sus habitantes por lo que consideraron que dicha organización miraba más por sus intereses particulares que por el bien de la población.

Mientras tanto, en el Puerto de Ashdot, donde permanecía la carga de los barcos que había sido confiscada, se inspeccionaba la misma, comprobando que entre el material médico, juguetes y alimentos, había también mercancías poco comunes y difícilmente explicables en un contexto de ayuda humanitaria, como por ejemplo, los cien scooters eléctricos y otros útiles igualmente extraños que no terminaba de comprenderse como podían ser entendidos como material humanitario. En cualquier caso, se realizaba una frenética selección de lo que se consideraba material verdaderamente humanitario, se empaquetaba debidamente y se enviaba a la frontera con Gaza, al paso de Kerem Shalom.

Las sospechas israelíes de que la Flotilla encerraba una intención oculta entre su aparente carácter humanitario se fundaban cuando se pedía explicaciones sobre ciertos activistas que fueron detenidos y conducidos a la cárcel de Ela, en la ciudad de Bersheva, respondiendo las organizaciones que habían coordinado la Flotilla que desconocían quienes eran ya que no tenían control sobre todos los que embarcaron. Fuera como fuese, los cientos de activistas que viajaban en los barcos fueron encarcelados y al cabo de tres días (la legislación internacional prohíbe tener a presos sin ser juzgados más de 72 horas o sin que se les comunique la verdadera razón de su detención) se les instaba a firmar un documento en el que reconocían haber entrado de forma ilegal en Israel, documento que se negaban a firmar al considerar que no habían cometido ninguna ilegalidad puesto que los barcos fueron abordados en aguas internacionales.

Toda esta situación tan comprometida y delicada favoreció a Hamas ya que permitió dar a conocer su lucha de modo dramático, mostrando a un Israel insensible y a unos pobres palestinos indefensos.

La campaña promocional de Hamas

Hamas ha aprovechado notablemente esta popularidad, como las detenciones continuas del jeque Raed Shalah, puesto en libertad en 2010 tras cinco meses de cautiverio por encabezar una manifestación en la que se agredió a un soldado israelí. Anteriormente, se le había acusado de ser el enlace de Hamas con la Inteligencia iraní, por lo que pasó dos años en la cárcel. Además, ha hecho declaraciones muy molestas para los judíos como que éstos amasan el pan con la sangre de los niños y comentarios similares. Ha participado en manifestaciones en Jerusalén que no acababan nada bien, con enfrentamientos con la Policía e incluso fue uno de los activistas que iban en la Flotilla de la Libertad atacada por la Marina israelí, de hecho, es uno de los individuos que los israelíes aseguraban que les dispararon cuando accedieron al barco que encabezaba la Flotilla.

En 2011 ha impartido conferencias en las que anima a seguir luchando contra Israel para echarles de Jerusalén y otros lugares sagrados para los musulmanes. Ese mismo año fue detenido en Gran Bretaña por las autoridades de inmigración al considerar que se trata de un peligro por sus declaraciones xenófobas hacia los israelíes pero sería puesto en libertad poco después e indemnizado por detención ilegal al quedar comprobado que no suponía ninguna amenaza. Sin embargo, en 2012, en una entrevista concedida a una conocida cadena de televisión árabe, volvía a arremeter de forma dura contra los judíos.

Otro jeque de Hamas, Abu Tir, es parodiado con frecuencia por el programa de la televisión israelí Eretz Nehederet (País Maravilloso). Los niños israelíes le conocen perfectamente y lejos de molestarse, el propio jeque permitía incluso que los niños judíos se hicieran fotografías con él cuando le conducían a la cárcel. Con su barba teñida de naranja es toda una celebridad tanto entre los palestinos como entre los israelíes. Es más, se ríe cuando le recuerdan el programa satírico.

Abu Tir, al que se le ha retirado su tarjeta de identidad y su permiso de residencia, estuvo en 2010 por poco tiempo en su casa de la aldea de Umm Tuba en Jerusalén Este, enfundado con la bufanda verde de Hamas y por supuesto con su mediática barba naranja, según él, en honor al Profeta Mahoma, ya que asegura que el Profeta de Islam hizo lo mismo; la otra razón que esgrime es que en la religión islámica no se permite el tinte negro para el pelo, pero no dice nada de otros colores por lo que recurrió al naranja. De hecho, resulta tan llamativo que en actos multitudinarios nadie se despista sobre cuando ha de levantarse y cuando sentarse puesto que su barba naranja ayuda a ello; al moverse, los demás le siguen, aunque no presten atención a lo que se diga en el acto.

Actualmente se encuentra en Ramallah, con prohibición expresa de entrada en Jerusalén.

A pesar de su aparente simpatía que incluso acepta que se le satirice, riendo a carcajadas cuando lo recuerda, lo cierto es que no renuncia a los objetivos de Hamas, principalmente a la destrucción total y absoluta del Estado de Israel.

Con respecto a Guilad Shalit, el soldado israelí que Hamas tiene retenido desde 2006, dice que comprende el dolor de su familia pero también sufren las familias de los 8.000 presos palestinos que hay en cárceles israelíes, algunos soportando penas que duran ya más de treinta años.

La ofensiva de Israel

El Gobierno de Israel intentó la liberación del cabo Guilad Shalit, secuestrado por Hamas, con la Operación “Lluvia de Verano” siendo el otro objetivo de la misma neutralizar la base de lanzamiento de cohetes “Qassam”, de Hamas en Gaza (se calcula que desde la Segunda Intifada o como también se la denomina “al-Aqsa” ya que la motivó la visita de Ariel Sharon a la Mezquita de al-Aqsa, en el año 2000, han caído sobre territorio israelí 1.300 misiles procedentes de bases de Hamas, lo que significa que cada tres o cuatro días cae un misil en alguna ciudad israelí).

La operación militar “Lluvia de Verano” destruyó puentes, la única central que abastecía de energía eléctrica a Gaza y edificios administrativos, produciéndose una ocupación de facto por parte de fuerzas israelíes en el centro de la Franja de Gaza con lo que no podían comunicarse los activistas palestinos que habían quedado divididos en dos zonas, con la línea militar que las separaba en la que se encontraban las IDF (Fuerzas de Defensa de Israel), las cuales detuvieron tanto a políticos como a miembros de Hamas, entrando igualmente en la otra Franja Palestina, Cisjordania, donde actuaron de la misma manera, con detenciones por doquier.

Cientos de palestinos murieron en los combates y tan solo once israelíes aunque hubo 40 heridos entre ellos. Durante un año, decenas de jóvenes palestinos, muchos de ellos menores de edad, perdieron la vida; en ocasiones, los enfrentamientos daban lugar a dramas familiares al verse envueltos civiles que no participaban en los combates, que tan solo huían de los bombardeos o de los ataques militares o que se veían sorprendidos por los mismos cuando iban o volvían de sus trabajos, cayendo muertos por tiros de soldados israelíes que les confundían con terroristas.

Al final, tanta sangre derramada para nada ya que las fuerzas israelíes, a pesar de su enorme despliegue, no consiguieron liberar al cabo Guilad Schalit, quién sería ascendido en su cautiverio a suboficial mayor y considerado un héroe nacional.

Tres años después de la Operación “Lluvia de Verano”, los servicios secretos israelíes desconocían donde se encontraba Schalit por lo que pidieron una prueba de vida. Hamas accedió a cambio de la liberación de veinte presos palestinos, mostrando al soldado con un periódico en sus manos con fecha nueve de octubre de 2009.

En 2011, el Gobierno de Israel, harto de la situación y de la mala imagen que daba de su capacidad de control de su propio territorio, accedió a liberar a mil presos palestinos a cambio de Guilard Schalit (promesa que no se ha cumplido ya que no han sido tantos los liberados). Tres de los 29 ministros israelíes, que representaban el ala más conservadora del pueblo israelí, se opusieron pero no sirvió de nada ya que el 18 de octubre de 2011, Shalit sería entregado por Hamas a la Cruz Roja en el paso de Rafah, la frontera con Egipto. El militar israelí, después de seis años prisionero, demostró que aún hay esperanza en una pacificación de Palestina ya que declaró que esperaba que el canje sirviera para reforzar la cooperación entre los dos pueblos para conseguir la paz definitiva.

Hijo de Hamas

Un libro que muestra la actividad de Hamas de forma precisa es “Hijo de Hamas”, de Mosab Hassan Yousef, publicado en 2010.

Libro "Hijo de Hamas", de Mosab Youssef

Mosab Yousef, de 35 años de edad, nació en Ramala (Cisjordania). En 1996 era miembro del grupo universitario de Hamas en Cisjordania y como los demás activistas, siempre que se presentaba la ocasión les tiraba piedras a los soldados israelíes. Después, sencillamente a correr y sálvese quien pueda, hasta que un día fue parado en un control militar, sacado a golpes de su vehículo (según sus propias palabras) y conducido por los soldados a un calabozo de Jerusalén; al parecer llevaba un arma en el coche.

Un agente del Shin Bet entró en su celda proponiéndole que se convirtiera en colaborador suyo; se encontraba recluido en el centro de detención conocido como la “Moscobiyya” cuyo solo nombre causa verdadero pánico entre los palestinos ya que se cuentan horribles escenas de torturas y abusos de todo tipo por parte de agentes israelíes y otros presos de origen israelí que se ensañan igualmente con los de origen árabe (palestinos).

La Asociación Palestina de Prisioneros denunció, ya en 2004, que los soldados y policías en campos de detención y prisiones abusaban de las mujeres palestinas detenidas, torturándolas e interrogándolas de modo violento, según testimonios de las propias mujeres que dicen haber pasado por semejante calvario.

En Israel, además, existen cientos de presos administrativos a la espera de ser juzgados que pueden llegar a permanecer en la cárcel años como ocurrió con Ayed Dudeen, enfermero y subdirector del servicio de ambulancias en Hebrón. La detención administrativa la ordena una autoridad administrativa, de ahí su nombre (no es un juez) y puede ser renovada continuamente, si bien las renovaciones no tienen la misma duración sino que puede alargarse indefinidamente. Lo curioso es que esta medida es copiada de la Ley de Emergencia británica, de 1945, que el Mando Británico de Palestina puso en marcha ante los continuos atentados que sufrían sus contingentes militares y oficinas, atentados que eran perpetrados, en su mayor parte, por grupos israelíes por lo que no pocos judíos fueron encarcelados de ese modo por tiempo indefinido al ser considerados peligrosos por las autoridades británicas; una vez se marcharon los británicos, los israelíes, en cuanto se hicieron con el poder, mantuvieron esa medida de seguridad para con los árabes disconformes con el reparto que se hizo de Palestina y desde entonces sigue en vigor, siendo aplicada con frecuencia con los activistas palestinos a los que las autoridades israelíes consideran terroristas.  

Como decíamos son detenciones ordenadas por autoridades administrativas, no por jueces; por ejemplo, en Cisjordania, el comandante militar de la plaza puede ordenar la detención de alguien que considere una amenaza, lo que debe razonar en su orden aunque podemos imaginar que ello no le resulte demasiado complicado; el caso es que dicha detención, en teoría, no debiera durar más de seis meses, como máximo, sin embargo, en 2007, se permitió que esas órdenes pudieran ser prorrogadas por otros seis meses si la amenaza persistía, según el comandante militar. 

El propio B’Tselem, el Centro Israelí de Información de Derechos Humanos en los Territorios Ocupados, estima que a partir de julio de 2011, el Gobierno de Israel mantiene a 243 palestinos en detención administrativa. La IV Convención de Ginebra, la que suele referirse en estos casos de dudas sobre si se están conculcando los derechos humanos, dice expresamente “si la potencia ocupante considera necesario, por razones imperativas de seguridad, tomar medidas de seguridad concernientes a las personas protegidas, podrá imponer como máximo el arresto domiciliario o internamiento.”

El caso mencionado anteriormente de Ayed Dudeen es tal vez el más conocido ya que se sospecha que es miembro activo de Hamas por lo que ha sido detenido una treintena de veces.

Otro caso muy conocido es el de Hassan Karajah, de 32 años, detenido también en Cisjordania y conducido a la temida Moscobiyya, de donde sería trasladado a la prisión de Jalameh, en el norte del País, donde se prorrogó su detención otros doce días, prohibiéndose que fuera atendido por un abogado; posteriormente se prorrogó de nuevo otros once días. Debido a una infección en la espalda provocada por un accidente, necesita mediación diaria pero cuando fue detenido por la noche, a pesar de que el registro de su casa duró varias horas, no pudo llevarse su medicación, por lo que es de suponer que debió empeorar en la cárcel y mucho ya que un funcionario de la misma se puso en contacto con sus familiares para que le llevasen los medicamentos que requería por su tratamiento.

Pero, ¿quién es Hassan Karajah? ¿Por qué es una amenaza para Israel?

En el pasado, trabajó para el Instituto Tamer para la Educación de la Comunidad Palestina que fomenta el hábito de la lectura entre los jóvenes palestinos y que recibió el prestigioso premio internacional de literatura infantil Astrid Lindgren, en 2009, dotado con 455.000 €.  

Según quienes han entrado en contacto con dicho Instituto, lo que buscan sus impulsores es convencer a los niños y adolescentes palestinos de que deben ser tolerantes organizando con este fin talleres de lectura y escritura, teatros, charlas sobre libros, etc. Además, buscan fondos para las bibliotecas que hay por toda Palestina y forman a los bibliotecarios que se encargan de las mismas.

Hassan Karajah también colaboró con el Centro de Desarrollo Ma’an, el cual junto al Instituto Tamer cooperan con UNICEF para hacer llegar la educación a todos los rincones de palestina en forma de lecciones de informática, música, teatro, deportes, salud y otras actividades extraescolares.

El otro centro con el que colaboró Karajah fue el Centro Bissan de Investigación y Desarrollo de la Sociedad Palestina. Ha sido también embajador juvenil del Foro Árabe de Pensamiento y ha representado a colectivos juveniles palestinos en muchas conferencias impartidas en distintos lugares del Mundo, con lo que se trata de alguien conocido, influyente y por lo tanto, desde la óptica israelí, peligroso. Es también miembro del Centro Cultural Handal, de Saffa (de donde es oriundo, cerca de Ramala).

Lo cierto es que todos estos centros, supuestamente culturales, forman también a jóvenes que llevados por su afán de un futuro mejor para su pueblo, acaban alistándose en Hamas u otros grupos extremistas así que no debe extrañar que para Israel sean criaderos de futuros terroristas. Evidentemente, estos centros lo niegan, alegando que solo buscan la formación de los jóvenes palestinos ya que el conflicto les impide recibir una educación adecuada, pero en ningún momento defienden ni animan a la violencia.

El Centro Handala está en continua vigilancia por las autoridades israelíes, de hecho, Ayman Nasser, colaborador de Hassan Karajah en dicho Centro Cultural también fue detenido y conducido al centro de detención “ Moscobiyya”, en Jerusalén. Nasser ha denunciado torturas y también se prorrogó su privación de libertad varias veces.Finalmente, el 12 de diciembre de 2012, Ayman Nasser fue acusado de pertenecer al Frente Popular para la Liberación de Palestina, organización considerada terrorista por los israelíes.

Pero volvamos con Mosab Youssef, al autor de “Hijo de Hamas”. Nos habíamos quedado en que fue encarcelado en la temida Moscobiyya de Jerusalén y que un agente del Shin Bet le propuso que fuera su colaborador, después de haber sido sometido a torturas, palizas e interrogatorios interminables (repito, siempre según sus palabras).

El Shin Bet es el servicio secreto interior de Israel. De los servicios secretos israelíes, el más conocido es el Mossad, pero este se ocupa de operaciones en el exterior, mientras que el Shin Bet lo hace en el interior del País. Realmente se denomina “Shabak”; lo de Shin Bet es como comúnmente es conocido en Israel y Palestina, algo así como el SB (S=shin, B=bet), ya que son las siglas de su nombre (Sherut Bitachon Klali; lo de “Shabak” es un acrónimo).

Mosab Youssef ideó hacerle creer al agente del Shin Bet que le quería captar como fuente de información que aceptaba su oferta con el objetivo de vengarse de los mismos cuando estuvieran confiados convirtiéndose así en doble agente.

Cuando comenzó la Segunda Intifada, en el año 2000, Mosab ayudó a detener a su propio padre, conocido activista palestino, para evitar que le mataran: mejor encarcelado que muerto, pensó. Sin embargo, el Shin Bet, según afirma en su libro, le pidió matar a uno de los jefes de las Brigadas de los Mártires de al-Aqsa, el brazo armado de Hamas, Abu Halaweh y Mosab aceptó el encargo ya que consideraba que Halaweh era un maníaco psicópata que no paraba de cometer atentados mortales, lo que no le hacía ningún bien a la causa palestina. Con esta acción, Mosab pensaba que se ganaría la confianza del Shin Bet, lo que propiciaba sus planes de venganza: asestarles el golpe cuando más confiados estuvieran. De hecho, el odio que siente hacia este servicio secreto es visceral ya que en la cárcel, antes de que le pusieran en libertad para actuar como espía al servicio de Israel, llegaría a ser testigo de escenas espantosas, según él mismo relata en su libro. En la cárcel conocida como Moscobiyya estaría 16 meses.

Como era hijo del jeque Hassan Youssef, uno de los fundadores de Hamas, los activistas de esta organización confiaban en él.

Mosab vio como Hamas mataba sin motivo y torturaba a los que consideraba colaboradores de las autoridades israelíes, en ocasiones con una crueldad aún peor que la de los agentes del Shin Bet y él había conocido ambas: (…) << por primera vez en mi vida vi a los miembros de Hamás que torturaban a sus camaradas, a compatriotas suyos, con una crueldad excepcional. La verdad no les interesaba. En cuanto sospechaban de alguien, era su fin. Torturaban a los presos de forma brutal, les quemaban, les pinchaban con agujas, les apagaban cigarrillos sobre la piel >> (…)

Mosab salió por fin de la Moscobiyya en 1997 y ahí comenzó su carrera como espía al servicio de Israel. Los agentes del Shin Bet le conocían como el príncipe verde, por ser hijo de un jeque de Hamas (cuya bandera es de color verde).

El Shin Bet le pidió que fuera discreto y responsable, que no llevara una vida inmoral que pudiera provocar pérdida de confianza en su honorabilidad ante su comunidad pero que tampoco se comportara como un matón, en definitiva, ni exagerar ni quedarse corto.

Mosab andaba perdido: había visto con sus propios ojos de lo que eran capaces tanto los judíos de un patriotismo exacerbado como los integristas musulmanes. Comenzó a leer el Nuevo Testamento.

Maryam es el nombre que los musulmanes dan a la Virgen María, madre del venerado Isa (Jesús en la religión islámica),

Maryam es el nombre que los musulmanes dan a la Virgen María, madre del venerado Isa (Jesús en la religión islámica)

Para los musulmanes, Jesús es un gran profeta, en contra de lo que muchos cristianos piensan. Un buen musulmán cree en los Patriarcas del Antiguo Testamento, como lo hacen los judíos y los cristianos, pero además consideran a Jesús, al que llaman “Isa”, uno de los más grandes mensajeros de Allah (Dios) y creen en la inmaculada concepción de la Virgen María. También aceptan que Jesús hiciera milagros. Ahora bien, para los musulmanes, Jesús no murió en la cruz sino que Dios dispuso que otro hombre tuviera la apariencia física de Jesús para que fuera crucificado por el verdadero Jesús, quién pudo escapar de sus enemigos judíos y finalmente ascender a los cielos reclamado por el mismísimo Allah.

Estas creencias se enseñan a los niños musulmanes y Mosab Yousef las conocía perfectamente, así que viendo lo que le rodeaba, decidió leer el Nuevo Testamento, libro que acabó cautivándole y motivando su conversión al cristianismo, probablemente porque no le convencía el mensaje de odio que musulmanes y judíos se lanzaban mutuamente.

Afirma que el párrafo que más le marcó fue el siguiente:

«Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos y llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa vais a tener? ¿No hacen eso mismo también los publicanos? Y si no saludáis más que a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de particular? ¿No hacen eso mismo también los gentiles? Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial»

Mateo, 5, 43-48

 

Yousef se quedó desconcertado con esta lectura: ama a tus enemigos, pero… qué enemigos, acaso el Shin Bet, quienes le habían torturado y encarcelado durante meses, obligándole a trabajar para ellos ya que de lo contrario se debería atener a las consecuencias o a saber de qué modo hubiera salido de la prisión.

¿Acaso sus enemigos son los soldados israelíes?, cualquiera de ellos, ¿porque ocupan su amada Palestina y matan a sus paisanos?

Después de pensarlo mucho, se dio cuenta de que tanto unos como otros, sencillamente, hacen su trabajo: el Servicio Secreto procura neutralizar las amenazas internas en Israel y los soldados vigilan que dichas amenazas, en caso de materializarse, no supongan la eliminación del Estado de Israel para lo se despliegan con el objetivo de garantizar la seguridad de los suyos.

Mosab Yousef pensó entonces en la posibilidad contraria, en como hubiera sido todo al revés. Si los árabes hubiesen ganado la guerra de los años 40 que se desató tras el reparto británico de Palestina y estuvieran ahora en el poder siendo los judíos el movimiento independentista, recluidos en Franjas como lo están los palestinos actualmente, ¿de veras que Hamas hubiera actuado de forma distinta a como lo hacen los israelíes? ¿Mostraría compasión Hamas hacia los judíos? Él sabía la respuesta y llegó a la conclusión de que Israel, por mal que le pese, es una democracia y se vio obligado a reconocer para sí mismo que los cientos de miles de palestinos que viven en las ciudades israelíes gozan de más prosperidad y servicios de asistencia de lo que la inmensa mayoría de los árabes tienen en sus Países, la mayoría gobernados por regímenes autoritarios y corruptos.

Pero Mosab había sido testigo de cómo los soldados se llevaban delante de su familia y de él mismo a su padre, una imagen que se le quedaría grabada para siempre por lo que su primer sentimiento hacia Israel era el de venganza.  

Mosab ha declarado que para él salvar vidas es más importante que defender un trozo de tierra ante lo que finalmente se convenció de que debía trabajar como espía para Israel mas no porque le presionaran ni por dinero sino porque en el fondo sabía muy bien cómo se las gastaba Hamas. No le importa que le insulten y piensen que es un traidor; para él es una gran satisfacción haber impedido muchos atentados suicidas.

En 1999 Mosab acompañaba a su padre a todas sus reuniones y estaba ya plenamente integrado en el entorno de Hamas, en su misma cúpula pues su padre fue uno de los fundadores, en 1987, junto con el jeque Ahmed Yassin, Mohammad Al-Natsheh y el jeque Mahmoud Musleh

Del segundo de ellos, al-Natsheh, detenido el 31 de enero de 2011, cuando hacía solo cuatro meses que había sido puesto en libertad después de ocho años de cuativerio, continúa en vigor su detención administrativa, la cual fue renovada a finales de enero de 2013 por cuarta vez. En 2012 sufrió una caída mientras practicaba deporte en la prisión pero no fue conducido a un Hospital hasta tres meses después cuando quejándose de fuertes dolores de cabeza se descubrió que tenía un coágulo de sangre que exigía una operación quirúrgica inmediata. Anteriormente estuvo en huelga de hambre en protesta por el uso prolongado de medidas de aislamiento (él las conoce bien ya que estuvo cuatro años en aislamiento), negación de visitas de familiares y acceso a la educación por parte de las autoridades penitenciarias israelíes.

Pero no solamente los soldados israelíes detuvieron a Mohammad al-Natsheh, también lo hicieron los agentes de policía de la propia Autoridad Nacional Palestina, quienes le tuvieron un año en una prisión palestina.

En las celdas de aislamiento en las que estuvo, entre 2006 y 2010, en distintas cárceles, llegaría a declarar que eran de 6,25 metros cuadrados, incluyendo el aseo, con tan solo una hora diaria de permiso para salir de la celda al patio de la cárcel. Las celdas tienen ventanas pequeñas por lo que apenas si entra la luz del sol. Recibía las cartas de sus familiares cada cuatro meses. Antes de su aislamiento, pudo recibir la visita de su mujer y sus dos hijos menores (no se permitió la visita de sus dos hijos mayores ya que podían recibir instrucciones para la lucha, de forma subliminal, siendo muy precavidos en este sentido las autoridades penitenciarias).

Mohammad es un experto de la ley islámica, lo que preocupaba a las autoridades israelíes. Se trataba de uno de los ideólogos de Hamas, de hecho estaba preparando su doctorado en Jordania y cuando se disponía a marchar a Pakistán para defender su tesis doctoral fue detenido por los soldados israelíes; trabajó como profesor universitario pero fue desterrado por Israel al Líbano, error táctico ya que en el Líbano podía entrar en contacto con otros grupos que luchaban contra Israel.

El otro participante en la reunión de 1986 con los dos anteriores y el padre de Mosab Yousef (el autor del libro “Hijo de Hamas”, y espía de Israel), fue Mohammed Musleh. La idea que tenía el jeque Yousef era establecer Hamas en Cisjordania lo que preocupaba seriamente a las autoridades israelíes, así que era necesaria una fuente de información en el interior de Hamas que ayudara a los soldados a prever sus movimientos y con los años el Shin Bet encontraría a la persona idónea en Mosab Yousef, el príncipe verde, hijo de nada menos que el jeque Hassan Youssef, uno de los fundadores de Hamas; un plan maquiavélico, probablemente premeditado por el Shin Bet que esperó al momento oportuno para detener a Mosab y forzar su captación como colaborador.

Según Mosab, el 27 de septiembre del año 2000, la noche anterior a la visita de Ariel Sharon a la explanada de las mezquitas que provocó el inicio de la Segunda Intifada, su padre, el jeque Hassan Youssef, se reunió con Marwan Barghouti, jefe de la milicia Tamzin en Cisjordania (la facción “militar” de al-Fatah), y dirigentes de otros grupos.

Detengámonos en la figura de Marwan Barghouti:

Barghouti ha llamado al pueblo palestino, en varias ocasiones, al levantamiento popular contra Israel ya que considera que no debe negociarse con sus enemigos puesto que ellos mismos no quieren negociar ya que él avisó antes del inicio de la Segunda Intifada que dicha negociación era necesaria pero las autoridades israelíes se negaron a llegar a ningún tipo de acuerdo con los palestinos por lo que Barghouti cree que es imposible razonar con ellos, ahora bien, aboga por una resistencia no violenta porque se ha dado cuenta de que en las temporadas que no ha habido atentados suicidas la economía de las Franjas Palestinas ha mejorado al no haber tantos problemas de seguridad.

Barghouti es venerado por los palestinos, en especial por sus paisanos de Cisjordania y no son pocos los analistas que consideran que una medida de gracia por parte del presidente israelí, Shimon Peres (premio Nobel de la Paz), el único que puede ordenar su liberación al estar condenado a cadena perpetua, sería un estímulo importantísimo para conseguir la anhelada paz en Palestina al comprobar que los israelíes están por la labor de conseguirla pero las autoridades israelíes temen que esa liberación sea para peor debido al mensaje extremista que creen oculta Barghouti, quien una vez en libertad no dudaría de liderar una Tercera Intifada ya que participó en las dos anteriores.

La razón por la que ha sido condenado a cadena perpetua es por la emboscada en la que perecieron cuatro ciudadanos israelíes y un monje cristiano ortodoxo, acción que él ha negado siempre. 

Es tal su carisma que los analistas no dudan en afirmar que si se le pusiera en libertad y se celebraran elecciones en Palestina, sería el nuevo presidente del Estado y en esta línea el propio Barghouti ha declarado que no puede asegurar que no vaya a organizarse una Tercera Intifada, algo que desmiente el actual presidente del Estado Palestino (como les gusta ser conocidos a la Autoridad Nacional Palestina), Mahmoud Abbas, si bien Barghouti sí asegura que de producirse sería no violenta, una especie de campaña de desobediencia civil continuada con manifestaciones y concentraciones. 

Abbas es consciente de que si se liberara a Barghouti supondría el fin de su mandato ya que ambos difieren en la forma en que se llevan las negociaciones con Israel y en la proyección internacional del movimiento de resistencia palestino. Barghouti, de hecho, ha culpado a la Autoridad Nacional Palestina de que no haya hecho nada para conseguir su liberación. A estas alturas ya se habrá dado cuenta de que a Mahmoud Abbas no le interesa lo más mínimo verle libre y arrebatándole el poder ya que Barghouti es el líder palestino mejor valorado, tanto en Cisjordania como en Gaza. Precisamente de Barghouti habla Mosab Youssef, en su libro, diciendo de él que tenía sus manos manchadas con la sangre de muchos israelíes pero que las autoridades de Israel no querían eliminarle para no convertirle en un mártir.

Retomemos el relato de Mosab Yousef (y con esto no desvelamos el final, ni siquiera todo el contenido del libro, tan solo lo que él mismo ha comentado en las entrevistas que ha concedido). Nos habíamos quedado en que acompañó a su padre a una reunión con Barghouti, el día antes del comienzo de la Segunda Intifada.

Yousef nos da a entender en su libro que la Intifada estaba planeada de antemano y que la visita de Sharon a la explanada de las mezquitas fue tan solo la excusa que necesitaban para recrudecer el conflicto; si Sharon no hubiera visitado ese lugar tan sagrado para los musulmanes, Hamas hubiese buscado cualquier otra excusa. Además, dice que Arafat estaba al corriente y dio sus bendiciones y más aún: dinero para la causa e incluso activistas (siempre se pensó que Yasser Arafat estuvo en contra de la Segunda Intifada porque deseaba la paz y que tenía problemas con sus propios lugartenientes porque no todos estaban de acuerdo con el modo en que Gobernaba Palestina).

Según Mosab Yousef, Yasser Arafat se reunía a diario con los líderes de Hamas e incluso va más allá asegurando que los primeros miembros del brazo armado de Hamas – la Brigada de los Mártires de al-Aqsa – pertenecían a la Fuerza 17, un grupo terrorista vinculado a la OLP de Arafat.

La Fuerza 17 de la OLP sería fundada a principios de la década de los 70 por Alí Hassan Salameh, (a) Abu Hassan, con el objetivo de proteger a Yasser Arafat, algo así como su guardia personal, por lo que recibían órdenes directas del propio Arafat. Salameh sería eliminado por el Mossad, en 1979, por su implicación en los asesinatos de los atletas israelíes en las olimpiadas de Munich, en 1972.

Marwan Barghouti, líder de Hamas en la cárcel

Marwan Barghouti, líder de Hamas en la cárcel

Según Mosab Youssef, Barghouti recibía dinero de Arafat para financiar la Segunda Intifada pero lo hacía de esa forma indirecta para dar la imagen de que la Autoridad Nacional Palestina no tenía nada que ver, sino que eran unos incontrolados de Hamas. De este modo, Arafat se aseguraba el apoyo internacional.

Anteriormente, al comenzar a describir la vida de Mosab, mencionamos a un individuo llamado Abu Halaweh, en cuya eliminación por parte del Shin Bet dice Mosab que participó, de lo que no se arrepiente porque le consideraba un ser siniestro que disfrutaba enviando a las personas a cometer atentados suicidas, añadiendo que se paseaba por todas partes portando una gran ametralladora, abriendo fuego a la menor oportunidad. Al parecer, Abu Halaweh era miembro de la Fuerza 17 de Arafat, convirtiéndose en objetivo prioritario del Shin Bet y el ya agente Mosab Yousef se ofreció voluntario para llevarles a él puesto que le veía como una amenaza para todos, incluidos los propios palestinos pues no dudaba en matar incluso a personas inocentes que nada tenían que ver con el conflicto así que Mosab le seguía a todas partes hasta que en agosto de 2001 vio la oportunidad perfecta de acabar con él al comprobar como subía sólo a un vehículo después de haber estado en la oficina de Barghouti. Acto seguido, los isrealíes, ni cortos ni perezosos, le dispararon un misil pero no le alcanzó por muy poco; le lanzaron un segundo misil, sin éxito ya que consiguió escapar (por lo visto se percató del primer misil que se dirigía contra su vehículo). Unos meses después, saliendo de un restaurante de Bituniya (Cisjordania), unos helicópteros le dispararon acabando con el huidizo Abu Halaweh.

Mosab Yousef, para que confiaran aún más en él, decidió implicarse más en la Intifada y se paseaba con un M-16 por las calles, presumiendo además de ser el hijo del jeque Hassan Yousef con lo que todos le tenían un gran respeto, contándole sus problemas lo que le permitía obtener abundante información de Hamas y del resto de grupos palestinos.

En una ocasión, cuenta Mosab, Yasser Arafat le dio un beso en la mejilla y él, de forma instintiva, se la limpió con la mano, lo que ofendió mucho al líder palestino, por lo que el jeque Hassan Yousef, el padre de Mosab, optó por no llevarle más a las reuniones con Arafat.  

Para evitar que pensaran en Hamas que Mosab difería o discutía con su padre, lo que le restaría confianza de la organización, le dijo a su madre donde se escondía el jeque con lo que cuando éste fue detenido los jefes de Hamas pensaron que el Shin Bet había seguido a la madre de Mosab porque la tenían bajo vigilancia, así que Mosab pudo seguir moviéndose entre ellos sin que sospecharan de él. Mosab asegura en su libro (Hijo de Hamas, editorial Grupo Nelson, 2011) que le salvó la vida a su padre en innumerables ocasiones porque los servicios secretos israelíes querían eliminarle y él siempre salía en su defensa alegando que era importante para él y para su trabajo como espía ya que mientras estuviera vivo podría seguir granjeándose el respeto de Hamas y moverse entre ellos con soltura, con lo que consiguió que le dejasen vivo. Incluso, para evitar sospechas, en 2003 se fingió su detención e incluso se le llegó a encarcelar en la misma prisión en la que estaba su padre.

Anteriormente a la falsa detención administrativa de Mosab éste cuenta como en una ocasión un comando llegado de Jordania buscaba a su padre para que le diera refugio. Tenían una misión: acabar con el rabino Ovadia Yosef.

Aquí tenemos un ejemplo de que el integrismo no es algo exclusivo de la religión islámica; también existen fundamentalistas tanto entre los cristianos como entre los judíos y otras religiones. En el caso de los judíos, el rabino Ovadia Yosef es un claro ejemplo. Autoridad mundial en el estudio de la Ley Judía es el líder espiritual del partido Shas, la formación política de los sefardíes ortodoxos (los sefardíes son los descendientes de los judíos que habitaron Sefarad – España –, expulsados de los territorios hispánicos por los Reyes Católicos de Castilla y Aragón en 1492). Este partido político es la tercera fuerza en la Knéset (Parlamento de Israel). Algunos de sus parlamentarios han sido acusados de sobornos (ellos naturalmente lo desmienten). Aprobaron un decreto por el que se deportaba a cientos de niños, hijos de trabajadores inmigrantes, no pocos de esos niños nacidos en Israel, simplemente por no ser judíos. Son abiertamente contrarios a cualquier expresión o manifestación homosexual y el propio rabino Ovadia Yosef llegó a decir en una ocasión: “Que todos los malvados que odian a Israel, como Abu Mazen – en referencia al presidente palestino, Mahmmud Abbás – y todos los palestinos desaparezcan de la Tierra, que la peste les azote”, sermón del que ha quedado constancia porque fue emitido por Israel Radio en agosto de 2010, justo unos días antes de la reunión que Obama preparaba para llegar a un enésimo acuerdo entre palestinos e israelíes, que como es bien sabido, no ha llegado a buen puerto, como todos los demás intentos anteriores desde hace casi un siglo.

El comando que pedía refugio al jeque de Hamas Hassan Youssef, en 2002, tenía como objetivo asesinar al rabino Ovadia Yosef. Mosab les condujo hasta una casa donde podían quedarse e informó al Shin Bet que ordenaron (según Mosab Yousef) eliminarles pero Mosab se negó a seguir colaborando con los servicios secretos israelíes si les mataban por lo que éstos le pidieron que introdujera unos micrófonos en la casa para conocer sus movimientos. Así lo hizo y cuando se disponían a llevar a cabo su misión fueron acorralados y muertos todos menos uno. Uno de ellos antes de morir nombró a Mosab Yousef y éste temiendo que le delatara el superviviente, se lo comunicó al Shin Bet; el Servicio Secreto dejaría libre a dicho terrorista con lo que estaban sentenciándole a muerte ya que todos en Hamas imaginarían que se había venido abajo en el interrogatorio y colaborado por tal de que no le mataran o siguieran torturándole y si decía que el traidor era realmente Mosab Youssef nadie le creería porque pensarían que lo decía para eliminar las sospechas sobre su persona.  

Pero el riesgo era alto de todas maneras por lo que se decidió planificar la detención de Mosab para que todos en Hamas tuvieran claro que no era un traidor. Le introdujeron en un refugio y se aseguraron de que la cadena con más audiencia del mundo árabe, al-Yazeera, estuviera presente en el asalto de los soldados a la casa familiar de Mosab. Muchos palestinos armados se acercaron pensando que los soldados iban tras el padre del Mosab, el jeque Hassan Yousef, pero cuando apareció la familia de Mosab a la que no dejaron entrar en la casa preguntándoles los soldados por Mosab, todos comprendieron que era al hijo al que buscaban. Acto seguido, un misil destruyó la segunda planta de la casa y ya nadie albergó duda alguna de que Mosab no era un traidor puesto que incluso habían intentado eliminarle. Naturalmente, Mosab Yousef aguardaba en su refugio hasta que fue detenido, siguiendo con la escenificación que habían planeado, acto seguido encarcelado.

Sin embargo, Mosab se dio cuenta de un detalle en torno a su padre: a pesar de ser alguien muy respetado no manejaba las cuentas de Hamas, en realidad no tenía dinero. Así que alguien dirigía en la sombra a la organización, probablemente desde Siria, donde se sabía contaban con apoyos.  

Cuando los israelíes soltaron al jeque, Mosab le acompañó a Nablús (Cisjordania) y allí los jefes de Hamas le dijeron que contactara con Aziz Kayed, quien trabajaba en el Centro Al-Buraq.

El Shin Bet investigó a Kayed, descubriendo que en su época de estudiante universitario había sido activista de Hamas pero que hacía años que abandonó su militancia para volcarse en su trabajo, viajando en ocasiones al extranjero, por motivos laborales, sin despertar la curiosidad del Mossad. Sin embargo, descubrieron también que Aziz Kayed no había perdido el contacto con sus antiguos compañeros universitarios de Hamas, todo lo contrario, trabajaban juntos en el Centro de estudios islámicos al-Buraq, lo que levantó las sospechas de que verdaderamente no hubieran abandonado su actividad con Hamas sino que la hubiesen maquillado y que los viajes al exterior sirvieran realmente para conseguir armas, apoyos y dinero. Uno de los compañeros de Kayed, Nahdi Mahadi, fue seguido por los agentes del Shin Bet en mayo de 2006 y les llevó a un piso franco de Hamas donde se refugiaba nada menos que Ibrahim Hamed, uno de los criminales más buscados de Hamas, pues tenía a sus espaldas nada menos que 96 asesinatos, la mayoría de ellos durante la Segunda Intifada. Ambos fueron detenidos y Hamed condenado a cadena perpetua.

Tras esta operación, el príncipe verde dejó el Shin Bet después de seis años trabajando para ellos y haber conseguido salvar numerosas vidas, tanto de israelíes como de palestinos e incluso de extranjeros, principalmente norteamericanos contra los que se pretendía atentar.

Mosab continuó cuatro años más en otro tipo de operaciones pero finalmente abandonó el servicio y se refugió en Estados Unidos donde en 2010 publicó su libro “Hijo de Hamas”. El Shin Bet no quería que se marchase ya que le había servido muy bien por lo que le presionaron para que se quedara, sin éxito, incluso le notificaron al FBI que el hijo de un terrorista muy peligroso se había trasladado a Estados Unidos, pero tampoco con esta sucia maniobra consiguieron nada. Mosab estaba decidido a dejar esa vida. Dice que no se esconde pero tampoco ha perdido el miedo aunque comprende que la lucha contra el terrorismo es necesaria y después de una década combatiéndolo ha llegado a la conclusión de que la motivación del terrorismo perpetrado por grupos palestinos como Hamas no es la ocupación del territorio de Palestina por Israel ni la corrupción de las autoridades israelíes sino el enfrentamiento entre religiones y por lo tanto considera que el conflicto no se resolverá jamás. 

Antes de pasar a los años 2011 en adelante, hagamos un repaso de las acciones armadas en Gaza en 2010. 

Atentados de Hamas y la Yihad Palestina en 2010

18 de marzo: Un trabajador tailandés de 34 años fue muerto cuando un misil Kassam le alcanzó; se encontraba en un moshav de Netiv Ha ́asara en la región costera de Ashkelon que se encuentra al norte de la Franja de Gaza; los moshav son cooperativas agrícolas israelíes.

26 de marzo: Dos soldados israelíes murieron en un tiroteo cuando sorprendieron a unos terroristas colocando explosivos en la frontera sur de Gaza. La acción fue reivindicada, de forma conjunta, por Hamas y la Yijad Islámica.

30 de julio: Un misil Grad disparado desde Gaza produce serios daños en una propiedad israelí de Ashkelon.

31 de agosto: Las Brigadas de al-Qasa (brazo armado de Hamas) asesina a cuatro israelíes que iban en un vehículo, entre ellos una mujer embarazada.

1 de septiembre: En represalia por el atentado del 31 de agosto, en una operación conjunta entre el Shin Bet y el Ejército israelí, cae abatido Iyad Shilbayeh, en el norte de Cisjordania. Considerado uno de los jefes locales de las Brigadas de al-Aqsa, se refugiaba en el campamento de Nur Shams, cerca de Tulkarem. Según fuentes israelíes, se le pidió el alto pero continuó hacia los soldados por lo que ante la posibilidad de que estuviera armado o portara explosivos se le disparó. Según fuentes palestinas, los soldados irrumpieron en su casa y le dispararon a quemarropa, muriendo también su mujer de tres disparos, dos en el pecho y uno en el cuello. Cuando se buscaron las armas que supuestamente debiera haber tenido Shilbayeh, no se encontró ninguna. Hamas le declaró mártir y el portavoz de la organización, Sami Abu Zuhri, dijo que su muerte era responsabilidad también de al-Fatah al negociar con Israel sin contar con Hamas. Como respuesta a este asesinato, Hamas lanzó varios misiles contra Israel desde la Franja de Gaza a lo que los israelíes respondieron con ataques aéreos y por tierra, muriendo tres activistas de Hamas.

2011 y 2012

En 2011, la Flotilla por la Libertad fue organizada de nuevo a pesar de los sucesos del año anterior en el que murieron varios de sus tripulantes y el resto fueron encarcelados.

El ministro de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman, un político israelí ultraconservador acusado de haber formado parte del partido Kach, ilegalizado en 1988 por su doctrina racista, declaró que la Flotilla de la Libertad está formada por terroristas que solo buscan movilizar a la opinión pública internacional en contra de la legitimidad de Israel.

Ciertos elementos israelíes han llegado a decir que los barcos que componen la Flotilla transportan, entre otros materiales, componentes químicos peligrosos para elaborar armas contra Israel, lo que evidentemente desmiente la organización de la Flotilla

Esos mismos analistas afirman que el Movimiento “Gaza Libre” es una filial del Movimiento de Solidaridad Internacional cuyo objetivo real es la eliminación del Estado de Israel. Se dice igualmente que Muhammad Kazem Sawalha, de “Hermanos Musulmanes”, fue identificado por los medios de comunicación iraníes como el verdadero organizador de la Flotilla y que está en contacto con el Centro para el Retorno Palestino el cual se sospecha tiene alguna vinculación con Hamas. Sin embargo, los organizadores visibles y contactos que les apoyan desde distintas asociaciones aseguran que la Flotilla para la Libertad solo busca apoyar a las personas que están pasando penurias y  penalidades en Gaza, aliviando su existencia enviándoles alimentos, medicamentos, material escolar y otros útiles para que puedan salir adelante ya que el bloqueo israelí se lo impide. 

En cualquier caso, el Ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, firmó en el mes de enero de 2011 un decreto declarando que el Centro para el Retorno Palestino en Inglaterra se había convertido en una filial de Hamas, una organización terrorista y por lo tanto debían ilegalizar igualmente dicho Centro del que consideran suficientemente probada su vinculación en actividades extremistas contra Israel en distintos Países de Europa donde promulgan la deslegitimación de Israel como un Estado de pleno derecho.

Sin embargo, el Centro para el Retorno Palestino, fundado en Londres a mediados de los 60, se defiende de las acusaciones israelíes diciendo que solo buscan sensibilizar a la opinión pública internacional sobre la cuestión de los refugiados palestinos.

Muhammad Kazem Sawalha, activista de Hamas que huyó a Jordania y de ahí a Gran Bretaña, es uno de los ideólogos del Centro para el Retorno Palestino contando cn la ayuda del diputado británico George Galioway, conocido simpatizante de la causa palestina. Arafar Madi Shoukri es el Director Ejecutivo del Centro para el Retorno Palestino (PRC) y Presidente de la Campaña Europea para Acabar con el Asedio de Gaza, una plataforma que agrupa a más de 30 ONGs de toda Europa. Ha impartido numerosas conferencias sobre el tema de los refugiados palestinos y es comentarista habitual en los medios de comunicación, principalmente británicos, en los que se aborde el espinoso asunto de los refugiados palestinos. Estudió en la Universidad de Londres donde se doctoró en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS) y algunos círculos israelíes sospechan de él que pudiera colaborar de alguna manera en la recaudación de fondos para Hamas

El Estado de Israel permite que pueda utilizarse cualquier material en Gaza para la construcción de infraestructuras necesarias para la sociedad palestina, excepto cemento o acero ya que temen que pudieran convertirse en material de doble uso, esto es, que acabaran derivándose para la construcción de refugios de terroristas. Otros materiales son inspeccionados en la frontera y supervisada su utilización posterior para evitar que se usen en la elaboración de artefactos explosivos. Sin embargo, las autoridades israelíes aseguran que las Fuerzas de Defensa del Estado (las IDF) introducen a diario miles de productos de todo tipo en Gaza, para su uso cotidiano, incluso más toneladas, en su conjunto, de lo que pretende introducir la Flotilla de la Libertad, también útiles humanitarios, negando que Israel tenga a Gaza en la miseria más indigna como intentan vender los activistas del Movimiento de Solidaridad Internacional.

Las autoridades israelíes se defienden de las acusaciones de las plataformas y asociaciones de cooperación con Palestina diciendo que es normal que inspeccionen todas las mercancías que tengan como destino Gaza porque allí manda Hamas, una organización que ha lanzado miles de misiles contra territorio israelí, cuyo objetivo primordial es la eliminación del Estado de Israel, algo que han jurado de forma pública y abierta así como en sus comunicados, además de que practican el contrabando de forma habitual por lo que resulta lógico que Israel imponga un bloqueo marítimo y controles fronterizos, sin embargo, aseguran, las condiciones humanitarias son idóneas y se respetan los derechos humanos.

El periódico “The New York Times” elaboró un artículo el 26 de junio de 2011, firmado por Ethan Bronner, titulado <<Building Boom in Gaza’s Ruins Belies Misery That Remains>> en el que mencionaba las mejoras económicas de Gaza, con unas condiciones de salud mejores que en gran parte del mundo desarrollado, con las tasas de paro disminuyendo gracias al auge del sector de la construcción. Se abrieron dos hoteles de cinco estrellas, un nuevo centro comercial, 24 escuelas públicas, una granja que Hamas dirige y que produce gran cantidad de frutas, disminuyendo de este modo las importaciones desde Israel, dando lugar este incremento del nivel de vida a que los palestinos puedan adquirir vehículos particulares nuevos, pero otros estudios desmienten estos datos; los analizaremos más adelante.

Las autoridades y analistas israelíes afirman que si Gaza tiene problemas de subsistencia es por Hamas, organización más preocupada en adquirir misiles que poder lanzar sobre Israel antes que en derivar ese dinero en beneficio del pueblo palestino. Además, imponen su integrismo religioso a la población dándose casos más propios de la Edad Media que de los tiempos actuales lo que demuestra el fundamentalismo de Hamas, como la detención de 150 mujeres acusadas de hechicería; en agosto de 2011, una mujer que se ganaba la vida como “bruja profesional” (lo que en Occidente abunda y no es más que pura superchería pero totalmente inofensiva), Jabryed  Abu Ghanas de 62 años,quién decía que practicaba el vudú, cobrando por sus servicios, fue asesinada a tiros. Semejante actitud hacia personas que si bien lo único que practican es la superchería pero inofensivas (en todo caso solo afectan a quienes creen en estos falsos magos y brujas pagándoles por sus servicios, dejándose engañar), recuerda la intransigencia religiosa saudí. De hecho, hace pocos años, Fawza Falih fue torturada durante semanas ante lo que confesó lo que le pedían que confesara, que era bruja, tras lo que la condenaron a muerte en Arabia Saudí y en 2009 Alí Sabat sería condenado y ejecutado acusado de ser un mago.

Ya en 2012, las IDF llevarían a cabo un nuevo «asesinato selectivo», en esta ocasión contra Ahmed al-Ja´abari, uno de los jefes militares de Hamas en Gaza y para Israel de cierta significancia puesto que fue quien ideó la acción que permitió secuestrar al soldado Guilard Schalit. El mismo año, Nidal Farajat, un miembro de las Brigadas de ‘Iz Aldin al-Qassam (el nombre completo del brazo armado de Hamas, por sus siglas, BIK), acabó muerto al estallarle la bomba que manipulaba, al parecer un misil.

Los apoyos de Hamas y su campaña promocional

¿Con qué apoyos cuenta Hamas actualmente?

Uno de los más importantes y rentables para la organización es Turquía, donde Hamas tiene una delegación y la promesa por parte del Gobierno turco de 300 millones de dólares para la reconstrucción de Gaza, ahora bien, ¿realmente tendrá ese destino? ¿Imaginamos lo que una organización terrorista puede hacer con 300 millones de dólares? y, más inquietante, si cabe ¿por qué motivo Hamas ha buscado el apoyo de Turquía?

Según ciertos analistas, como por ejemplo, Elliot Abrams, especialista en Oriente Medio del Consejo de Relaciones Exteriores, esta relación de Hamas con Turquía solo significa que los palestinos ya no confían tanto en los sirios ni en los iraníes.

En cualquier caso Turquía deberá hilar fino porque una relación intensa con una organización considerada terrorista tanto por la Unión Europea como por Estados Unidos no es positiva ni para sus planes de incorporación a la Unión Europea ni para sus relaciones comerciales tanto con Estados Unidos como con Israel.

A finales de marzo  pasado (2013), podían verse carteles en Ankara, la capital de Turquía, con los primeros mandatarios de Israel y Turquía y la leyenda “Estamos agradecidos, Israel pide perdón a Turquía. Apreciado primer ministro: por haber causado este orgullo a nuestro país”. Como fondo de cartel un barco perdido casi en la niebla… el célebre Mavi Marmara, aquel que fue abordado por los soldados israelíes y que formaba parte de la Flotilla de la Libertad de 2010; un barco que tenía bandera turca y que desde entonces supuso el congelamiento de las relaciones diplomáticas entre los Gobiernos turco e israelí, lo que motivó el acercamiento de Ankara a Hamas y la promesa de 300 millones de dólares. Probablemente ha sido esto lo que ha causado que el Gobierno israelí de un primer paso en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Turquía que en su momento fueron excelentes, cuando aun mandaban los militares en Ankara. Uno de los que celebraron esta petición de perdón de parte de Israel y la indemnización que han acordado con el Gobierno turco para las víctimas de los muertos del barco abordado en 2010, el Mavi Marmara, es Bülent Yildirim, que también iba en dicho barco y al que los israelíes acusaron entonces de liderar a la resistencia armada que encontraron los soldados al abordar el Mavi Marmara.

Bülent Yildirim es el presidente de la ONG turca IHH (Insani Yardım Vakfi), una supuesta Fundación de Ayuda Humanitaria, sin embargo, Yildirim es de ideas muy próximas al movimiento islamista Milli Görüs.

Las relaciones entre Israel y Turquía, desde que gobierna el islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo, no son buenas, lo que no agrada al influyente estamento militar el cual se considera valedor del laicismo y garante de que Turquía no será nunca una República islamista como la mayoría de los Países árabes, de ahí el que los militares tengan buenas relaciones con los israelíes, con los que incluso mantenían un comercio importante que suponía un montante de 2.500 millones de dólares en ventas de material militar entre ambos ejércitos.

Ahora bien, el actual Gobierno turco está llevando a cabo un progresivo desmantelamiento del anterior régimen en el que tanta influencia tenían los militares con lo que si consiguen descabezar del todo a la cúpula militar y sustituirla por altos mandos más próximos a los ideales islamistas de Recep Tayyi Erdoğan y su Gabinete, ya no tendrán ningún freno a la hora de aislar del todo a Israel. El propio Erdoğan, primer ministro turco, ha llegado a decir que considera el sionismo como un “crimen contra la humanidad” y ha declarado más de una vez que Israel practica el “terrorismo de Estado”. Además es aliado manifiesto de Hamid Meshaal, actual líder de Hamás, quien a su vez califica a Erdoğan como el único que puede liderar de verdad el mundo islámico.

Para que nos hagamos una idea de quién es Meshaal, solo tenemos que recordar su mitin en el 25 aniversario de la creación de Hamas, en noviembre de 2012, en el que reiteró la promesa expresada en su carta fundacional  de recuperar la totalidad de la Palestina histórica, del Mediterráneo al Jordán, “centímetro a centímetro”, sin importar el tiempo que tengan que dedicarle, justificando todas las formas de resistencia palestina posibles, aunque nunca contra la población civil, asegura este líder palestino nacido en Ramallah cuando aún era territorio jordano (Cisjordania era de soberanía jordana hasta que fue arrebatada por tropas israelíes en la Guerra de los Seis Días, en 1967).

En 1997 sufrió un intento de asesinato por parte de agentes del Mossad, en Jordania, donde estaba refugiado, según le gusta a él mismo contar, sobreviviendo por muy poco.

Cuando Meshaal está ante periodistas occidentales se muestra a favor de una tregua duradera con Israel siempre y cuando las tropas israelíes se marchen de Cisjordania, Jerusalén Oriental y Gaza además de que debe permitir el regreso de los 4,5 millones de palestinos en el exilio quienes tienen más derecho de regresar a Palestina que los judíos a los que Israel permite que se afinquen en territorio israelí, incluso sin haber vivido nunca antes en Palestina, simplemente por ser de religión judía, permitiendo que algunos se instalen como colonos en los territorios ocupados de donde expulsaron a los palestinos.

Meshaal dice saber cuál es la razón verdadera por la que Israel deporta a los palestinos: si permitiera que todos regresaran, los judíos dejarían de ser mayoría en Palestina.Cuando este líder palestino se encuentra entre los suyos, en loor de multitudes enfervorecidas en Gaza, no duda en arremeter de forma contundente contra Israel y los judíos, quitándose su careta conciliadora y diciendo que no se trata solamente de que se marchen los soldados sino también de que se permita la creación de un Estado soberano en Palestina y posteriormente de desligitimar a Israel para conseguir el objetivo principal de Hamas, la eliminación total del Estado de Israel. 

El lugarteniente de Meshaal, Mousa Abu Marzook, actualmente ideólogo de Hamas por su alto nivel académico, formado en Estados Unidos, ha declarado que su organización está dispuesta a reanudar las negociaciones con Israel si los hebreos levantan el bloqueo, dejan de realizar incursiones militares en las Franjas Palestinas y acepta a Hamas como interlocutor político (actualmente no la reconocen por su actividad terrorista, negociando solo con al-Fatah, el único interlocutor palestino que admite Israel al ser la facción que teóricamente manda la Autoridad Nacional Palestina).

Fuera como fuese, en Israel hay dos visiones del conflicto: por un lado se ve a Fatah como facción palestina colaboracionista con Israel y a Estados Unidos apoyando esta relación que permite que la Autoridad Nacional Palestina esté dotada de armamento pesado para contrarrestar el poder balístico de Hamas que además justifica el bloqueo israelí y por otro lado se comprende que Hamas mantenga ese arsenal de misiles ante la violencia desmedida de Israel en las Franjas Palestinas, sus asesinatos selectivos y la desproporción de fuerzas empleando Israel aviones, helicópteros de combate y tanques.

Hamas esgrime como prueba de que su perspectiva del conflicto es la real el número de muertes de un bando y otro: frente a 4.717 muertos palestinos desde 2001, cuando la Segunda Intifada llevaba solo un año, hay tan solo 59 israelíes que hayan perecido por misiles o atentados palestinos.

Desde luego no se trata de hacer una odiosa comparación entre muertes para darles la razón a unos u otros; cualquier muerte es lamentable, sea del bando que sea. De lo que se trata verdaderamente es de comprender la verdadera dimensión del conflicto. Por otro lado, incluso si Hamas consiguiera llegar a algún tipo de acuerdo con Israel, todavía estarían las facciones rebeldes que no aceptan las políticas moderadoras que en ocasiones han puesto en práctica los líderes de Hamas, restringiendo el lanzamiento de misiles únicamente como represalias ante acciones militares israelíes. En cambio, esas facciones no han dudado en lanzar misiles incluso en contra de las órdenes de Hamas, simplemente porque les apetecía hacerlo. Es una imagen nada halagüeña para garantizar una futura Gaza gobernada por Hamas; antes tendrá que controlar a esos grupos disidentes.

De todos modos, ni Meshaal ni el resto de líderes de Hamas creen que se vaya a llegar nunca a un acuerdo definitivo pues ni la diplomacia internacional ni la propia ONU han conseguido nada. Ante esta situación, Hamas despliega una intensa campaña promocional internacional de su causa, mostrando las miserias del pueblo palestino y la situación en la que Israel tiene las Franjas, campaña que hay que reconocer han sabido llevar a cabo, conocedores de la situación política y económica en Europa y Norteamérica, donde saben perfectamente que no encontrarán apoyos institucionales por lo que los han buscado en grupos antisistema aprovechando el tirón popular de los movimientos sociales de indignados como el 15-M de España por el que decenas de miles de personas se han lanzado a la calle reclamando el cese de los recortes presupuestarios. Hamas y su aparato de relaciones exteriores ha querido mostrar a estas plataformas que ellos también luchan por que un Estado, en su caso Israel, no les siga castigando con bloqueos, recortes en el abastecimiento a su pueblo y precariedad por doquier. Determinados grupos que participan en las movilizaciones sociales en Países europeos y americanos se han identificado con la lucha palestina y la apoyan e incluso la han convertido en un ejemplo de resistencia a las instituciones corrompidas que es en lo que consideran que se han convertido las democracias occidentales. Algunos elementos que componen las plataformas anticapitalistas europeas y americanas enarbolan la lucha callejera al estilo palestino e incluso se comienza a ver una derivación del terrorismo de organizaciones como ETA en una nueva variante terrorista o mejor dicho, un recrudecimiento de la variante de terrorismo urbano o “kale borroka” que ya existía antes solo que ahora convertida en vía de acción popular contra el poder estatal corrupto que representan, dentro de su visión de la situación actual, las formaciones políticas democráticas. Para el movimiento anarquista y anticapitalista europeo, Hamas y la lucha palestina son ejemplos de resistencia y no es extraño ver a los activistas de Hamas dando charlas y conferencias en los locales que sirven de reunión para dichos grupos antisistema o incluso en Universidades invitados por profesores que simpatizan con su causa.   

Muchos israelíes de a pie a los que preguntamos por el conflicto responden que es muy fácil opinar desde la seguridad de los hogares europeos y norteamericanos donde critican una y otra vez la crueldad israelí contra los “pobres” palestinos, pero si se vieran en la situación de ellos, desconociendo cuando caerá otro misil de Hamas o dónde o conocieran el trato integrista que dispensa Hamas hacia la población palestina con medidas cívicas de corte integrista, otro gallo cantaría con respecto a sus opiniones. Claro que es complicado construirse una opinión favorable a los israelíes cuando ves como construyen un enorme muro de separación, imponen una política de verdadero “apartheid” y ocupan territorios de las Franjas Palestinas echando a sus habitantes con la excusa de que carecen de escrituras de propiedad, aunque lleven viviendo ahí por generaciones, para construir urbanizaciones para los colonos judíos. La Oficina Central Palestina de Estadísticas realizó un estudio sobre Jerusalén Este, en 2011, estimando que para entonces ya se habían establecido 267.643 colonos en 26 asentamientos. La Ley de Propiedad de los Ausentes, de 1950, confiscaba las casas y fincas de los palestinos que fueron expulsados tras la Guerra de 1948. Los bienes inmuebles que habían dejado tras su marcha forzada pasaron a ser propiedad de colonos judíos. Cuando en 1967 Israel reconquista Cisjordania, incluye Jerusalén, de especial significancia para el pueblo judío. Si bien Cisjordania es un territorio ocupado bajo un mando militar, Jerusalén ha quedado incorporada al Estado de Israel, expropiándose prácticamente la mitad de la parte oriental de la ciudad de la que igualmente han sido expulsados cientos de miles de palestinos, quedando tan solo el 58% de la población palestina original de la ciudad (382.041 palestinos). Los expulsados no tienen derecho a indemnización alguna.

Se han dado casos dramáticos de fincas de olivos y viñedos que habían sido propiedad de palestinos durante cientos de años y que debido a esta injusta Ley y a la construcción del muro que separa Jerusalén de la Franja de Cisjordania, habían quedado dentro del distrito israelí. Cuando sus cultivadores palestinos, los que siempre habían cuidado de esas tierras y vendido el fruto que daban pidieron a las autoridades israelíes poder seguir cultivándolas, aunque vivieran fuera del Municipio de Jerusalén, se les dijo que habían perdido la titularidad de dichas fincas y hablamos de cientos de hectáreas (el 86% de las tierras que fueron palestinas). Se ha dado también la surrealista situación de personas que de la noche a la mañana se han visto viviendo ilegalmente en sus propias casas, en las que nacieron y vivieron antes que ellos sus padres y anteriormente sus abuelos. Al anexionarse la tierra en la que se encuentran estas casas se les permitió continuar en las mismas pero dejándoles claro que en cualquier momento se les podría desahuciar; es el caso de las zonas de al-Walayeh, Anata y Beit Yala. Las leyes israelíes pueden evocar el permiso de residencia si un palestino pasa más de siete años en el extranjero, solicita permiso de residencia en otro País o se le concede la ciudadanía (a diferencia de los españoles, por ejemplo, quienes no pierden nunca su nacionalidad si han nacido en España aunque se les conceda la ciudadanía en otro País). Entre 1967 y 2011 se les ha revocado la residencia a 14.561 palestinos, solo en Jerusalén Este y en los últimos años miles de niños y niñas palestinos no han sido registrados porque solo uno de sus padres tenía permiso de residencia permanente.

En diciembre de 2011, el alcalde de Jerusalén, Nir Barakat, anunció que el Ayuntamiento iba a declarar a 70.000 ciudadanos palestinos de los 110.000 que viven detrás del Muro de separación de Jerusalén como no residentes, quedando bajo la jurisdicción militar de Cisjordania pasando las propiedades que poseen en Jerusalén a ser de titularidad estatal israelí, con lo que serían confiscadas. Para demostrar la residencia permanente han de justificar de forma documental que viven en Israel desde hace dos años de forma ininterrumpida. Decenas de miles de personas que antes vivían dentro del distrito de Jerusalén y que ahora han quedado tras el muro que separa el municipio del resto de Cisjordania siguen trabajando o asistiendo a clases, en el caso de los jóvenes, dentro de Jerusalén, sin embargo, como sus casas están tras el muro se les considera no residentes ante lo que les resulta imposible demostrar su residencia permanente ya que para ello deberían buscar a alguien que viva dentro de los límites del muro y les acoja en su casa, aunque se encuentre a pocos metros de la suya (separadas solo por el muro), lo que pondría en la mira de las autoridades a ese solidario ciudadano de Jerusalén quien si es palestino probablemente acabará perdiendo también su residencia, con cualquier excusa peregrina, por ceder su casa a sus paisanos que viven fuera del muro. Para evitar que algún palestino utilice la dirección de un paisano o pariente suyo que viva dentro del muro para justificar su residencia permanente se les obliga a pagar el impuesto “Arnona”, por el que se ven obligados a demostrar cuál es su domicilio fiscal el cual debe coincidir con su residencia real y si bien en teoría deben pagarlo todos los vecinos de Jerusalén muchos israelíes no lo hacen porque no tienen por qué demostrar que su residencia permanente está fijada en Jerusalén (digamos que a ellos no se les piden tantos datos).  

Para controlar aún más la picaresca palestina para eludir los controles de residencia, las tarjetas azules que indican la condición de residente están siendo sustituidas por otras magnéticas que contienen información biométrica, registros de impuestos, movimientos (entre Jerusalén y el resto de Cisjordania) y otros datos. El temor de los palestinos es que si salen al extranjero, por cualquier razón, por ejemplo para ver a familiares que residan en la vecina Jordania, al verse obligados a dejar sus documentos de identidad en los controles de salida (es una manera de evitar falsificaciones de los documentos en el caso de que los llevaran consigo al extranjero), cuando regresen, en el caso de que ya hayan repartido las tarjetas magnéticas no les sean concedidas porque sus antiguas tarjetas azules de residentes que habían quedado en los puestos fronterizos ya no sean válidas con lo que habrían perdido el derecho de volver a sus casas.  

Con respecto a los ciudadanos de Jerusalén o de las Franjas Palestinas que deseen dedicarse a la política deberán estar sujetos a la Ley de Lealtad por la que se les puede retirar su tarjeta de residencia si se comprueba que forman parte de alguna organización o grupo contrario a Israel, como el brazo político de Hamas, por ejemplo, dando igual que ganen las elecciones en Gaza o incluso en Cisjordania, si se diera el caso: es una organización desleal y por lo tanto ilegal. Sin embargo, en Ramadán, no es extraño que en los últimos años se concedan decenas de miles de permisos para entrar en Jerusalén a los palestinos que deseen pasar ese mes sagrado para los musulmanes en la ciudad tres veces santa (lo es para musulmanes, judíos y cristianos). Se está “domesticando” a los palestinos para que acaben aceptando el sistema israelí: el tranvía o tren ligero conecta los asentamientos palestinos con el centro de Jerusalén, lo que les permite acudir a su puesto de trabajo o a sus clases de forma más rápida, incluso la carretera principal que une Jerusalén con la capital del País, Tel Aviv, atraviesa zonas donde viven comunidades árabes, por ejemplo, la zona de Latrun, a 25 kilómetros al oeste de Jerusalén y tan solo 14 kilómetros de Ramala. Ahora bien, siguen demoliéndose las casas de los palestinos expulsados o a los que se ha retirado el permiso de residencia y se clausuran sus instituciones palestinas al considerarse que ya no son necesarias ocupándose la administración israelí de todo.  

En 2010, el Instituto Nacional de Seguros de Israel afirmaba en un estudio realizado entre la población palestina de Jerusalén que el 78% por ciento se encontraba bajo el umbral de pobreza.

El líder político de Hamás en el exilio, Hamid Meshaal, ligó cualquier compromiso con Israel no solo al final de las «agresiones», sino también a que se levante el bloqueo sobre la franja y a que se detengan los «asesinatos selectivos» por parte del Ejército.

El actual líder de Hamas sabe que la unión hace la fuerza y le interesa más una verdadera y sólida alianza entre al-Fatah y Hamas antes que con Israel, con los que sabe que nunca estará de acuerdo en nada. Para llevar a cabo esa gran alianza palestina, se proponen recuperar la Organización para la Liberación de Palestina que fundara Yasser Arafat.

No pocos jóvenes palestinos formados en Universidades europeas y norteamericanas están suponiendo un viento fresco de renovación intelectual para el movimiento palestino buscando la creación de una Palestina unificada y laica, regida por las normas del Derecho Internacional pero lo tienen muy difícil porque los apoyos externos de Hamas proceden de Regímenes que no son precisamente laicos y no aceptarán donar dinero a una organización que busque relegar la religión islámica al plano espiritual tan solo, cuando en esos Regímenes los ulemas cuentan con un enorme peso político. Por lo tanto, los jóvenes palestinos aperturistas occidentalizados son conscientes de que su empresa es prácticamente imposible sin el apoyo de los Estados occidentales pero conseguir ese respaldo pudiera dar lugar a una gran división en el movimiento palestino, con lo que su objetivo primordial de alcanzar una alianza entre todos los palestinos se difuminaría, al separarse entre los partidarios de que la religión islámica tenga peso político y los que abogan por el laicismo.

Luego tenemos a los fundamentalistas judíos que sueñan con el Gran Israel para lo que se basan en el párrafo del Génesis en el que se dice:

Ese dia, Yaveh hizo un pacto con Abram, y dijo: “A tus descendientes les doy estas tierras, desde el río de Egipto hasta el río Éufrates. La tierra de los Quenitas , Quenizitas, Cadmonitas; los Hititas, Perizitas, Refaim; los Amoritas, Canaanitas, Girgasitas y Yevusitas.”

Génesis, 15, 18-21

Esta irreal visión de lo que debiera ser Israel llevaría a una eventual formación ultraconservadora que alcanzara el poder en la Kneset o Parlamento israelí a poner en práctica una radicalización de la Ley judía o Halajá (al igual que la Ley Islámica o Sharía ha llegado a radicalizarse en manos de los integristas islamistas, también la Halajá se ha corrompido en boca de ciertos integristas judíos). Ese Gobierno radical israelí, de producirse, querría expandir de nuevo sus fronteras reconquistando el Sinaí, invadiendo el Bajo Egipto hasta llegar al gran delta del Nilo, conquistando toda Jordania desde donde accederían a Iraq para establecer su nueva frontera en el río Éufrates. Lo de Jordania no es una invención exagerada; para los fundamentalistas judíos que anhelan ese mítico Gran Israel, Jordania es la antigua tierra de los cadmonitas, uno de los pueblos cuyo territorio Yaveh promete a los israelíes en su pacto con Abraham y que hemos podido leer anteriormente. Lo de los hititas ya resulta más complicado porque le supondría a ese impensable Gran Israel invadir la actual Turquía, donde se desarrolló el reino hitita.

Por si alguien cree que jamás ningún Gobierno israelí sensato cederá a los locos ideales de esos grupos integristas judíos que pretenden la creación del Gran Israel expandiendo sus fronteras aunque ello conlleve entrar en guerra incluso con Turquía, no olvidemos varios detalles del pasado de esa Región que pareciera estuviese condenada a no ser pacificada jamás.

Historia del conflicto palestino

Reparto de Palestina en 1948

Reparto de Palestina en 1948

Cuando se hizo el reparto de Palestina, en 1948, una vez se marcharon los británicos, se entregó un 46,7% de la Colonia a los árabes, un 50,6% a los judíos y el 2,7% restante (las ciudades de Jerusalén y Belén), pasó a estar administrado de forma directa por la Organización de las Naciones Unidas, a fin de cuentas, fue la organización antecesora de la ONU, la Sociedad de Naciones, la que entregó Palestina a los británicos para que la gobernaran, una vez de desmanteló el Imperio Turco Otomano tras la Primera Guerra Mundial.

La Liga Árabe, descontenta con el reparto efectuado, al día siguiente de quedar oficializado el Estado de Israel, le declararon la guerra pero los judíos estaban preparados ante tal posibilidad por lo que se defendieron e incluso ganaron un 26% más de terreno si bien Transjordania (la actual Jordania), reconquistó lo que hoy se conoce como Cisjordania, una de las Franjas Palestinas mientras que Egipto conquistaba la otra Franja, Gaza.

Para los judíos más conservadores, la conquista de Cisjordania era inadmisible, puesto que ocupa el territorio original de sus antepasados: Judea y Samaria. Estaba claro que más tarde o más temprano, Israel volvería a la carga para reconquistar lo que consideraba territorio legítimo al serle entregado por el mismísimo Dios en su Pacto con Abraham, ahí es nada.

Tanto los jordanos como los egipcios expulsaron a los judíos y sus familias que habían quedado en las Franjas Palestinas actuales, Gaza y Cisjordania, haciendo lo mismo las autoridades hebreas con respecto a los árabes que vivían en gran parte del territorio del nuevo Israel; nada menos que 711.000 árabes serían expulsados, refugiándose éstos en las Franjas.

En 1956, con la excusa de que Nasser, el presidente egipcio, había nacionalizado el Canal de Suez, con lo que controlaba el importantísimo paso que desde el Mediterráneo da acceso al Mar Rojo y desde aquí al Océano Pacífico, sin necesidad de bordear toda África. El Canal era explotado por una compañía anglofrancesa por lo que los dos Países enviaron tropas que fueron ayudadas por el ejército israelí desde el Sinaí ya que Nasser impedía el uso del Canal por barcos israelíes desde 1950. En esta nueva guerra, Israel consiguió reconquistar Gaza y anexionó toda la Península del Sinaí, con lo que parecía que el sueño sionista del Gran Israel Bíblico era factible. Sin embargo, los Estados Unidos y la Unión Soviética, las dos superpotencias mundiales de la época, no estaban dispuestas a que el estratégico Canal de Suez estuviera controlado por Gran Bretaña y Francia ya que les daría un gran poder, motivo por el que presionaron de tal forma que los franceses y británicos, temerosos de las consecuencias, decidieron retirarse de manera definitiva, dejando la zona bajo el control de la ONU. Igualmente, a Israel se le obligó a replegarse a sus fronteras anteriores, con lo que perdió el Sinaí y de nuevo Gaza.

En 1967, ante la sospecha de que los Países Árabes se preparaban para un nuevo ataque a Israel, utilizando como excusa dicho temor, los israelíes se adelantaron y atacaron Egipto, reconquistando Gaza y el Sinaí, donde permanecerían en esta ocasión varios años, incluso planificando su colonización inmediata para evitar que las superpotencias le obligaran de nuevo a replegarse. Por el norte, Israel reconquistó su anhelada Cisjordania a la que los israelíes llaman Judea y Samaria.

Egipto contraatacó en 1973, cuando creían estar preparados para hacer frente al victorioso e imbatido Israel, esperando que una acción conjunta le debilitara, con los sirios atacando por el norte, pero ni por esas lo consiguieron, todo lo contrario, los israelíes llegaron a tan solo 101 kilómetros de El Cairo, ante lo que el Gobierno Egipcio, temeroso de que los israelíes se hicieran con el control de todo el norte de Egipto, firmaron el armisticio y pasaron a una política totalmente contraria a la que hasta ese momento les había caracterizado de enfrentamiento continuo con Israel, convirtiéndose en sus únicos aliados, junto a Jordania, de todos los Países árabes. A cambio, Israel les devolvió el Sinaí pero se quedó con Gaza. Con respecto a Siria, a punto estuvo de ser barrida del todo por las tropas israelíes.

Siria le tenía muchas ganas a Israel ya que en 1967 las IDF (Fuerzas de Defensa de Israel) conquistaron los Altos del Golán, que era territorio sirio. En 1973, los israelíes llegaron a tan solo 32 kilómetros de Damasco, la capital siria, en la Guerra del Yom Kipur (llamada así porque se inició ese día sagrado para los judíos en el que piden perdón por todos sus pecados, es el Día de la Expiación; curioso, porque un día que piden perdón por sus afrentas, solicitando a Dios que se apiade de ellos, es el elegido para iniciar una guerra).

Todo el mundo árabe se dio  cuenta en ese momento de con quién se la estaban jugando: Israel a punto estuvo de conquistar Siria y el norte de Egipto, lo que no hicieron, probablemente porque les hubiera supuesto establecer bases demasiado lejanas de su capital con lo que se hubieran convertido en objetivos difícilmente defendibles. Sin embargo, el golpe de efecto para el Mundo Árabe fue demoledor. Israel acaba de demostrar quienes mandaban realmente en Oriente Medio y que no volvería a permitir más agresiones a su territorio o se atendrían a las consecuencias.

Sin embargo, la reconquista de Gaza y Cisjordania motivó un nuevo problema: el terrorismo palestino. Ambas zonas contaban con la población de refugiados árabes que habían sido desplazados años atrás y en esta ocasión, Israel no optó por expulsarlos de nuevo, ya que eran demasiados, sino que surgieron los famosos campamentos palestinos, siendo muchas de sus propiedades confiscadas, estableciéndose colonos judíos en las mismas.

Los grupos palestinos que luchaban contra Israel huyeron al Líbano pero dejaron comandos en las dos Franjas: Gaza y Cisjordania, además de los que surgieron nuevos con los años, caso de Hamas. Debido a que el sur del Líbano se había convertido en base de dichos grupos, en 1982, Israel invade el Líbano y mantiene el control militar de todo el sur del País durante veinte años, obligando a replegarse a los grupos palestinos. Siria vio en este nuevo conflicto el modo de resarcirse por la pérdida de los Altos del Golán y la afrenta sufrida en 1973, por lo que decidió apoyar a Hezzbollah, organización que pasó a contar con enormes recursos convirtiéndose en el principal enemigo de Israel desde finales de los 70. Hezzbollah había sustituido a la OLP de Yasser Arafat que se vio obligada a retirarse a Túnez donde Arafat encontró refugio cuando el Gobierno de Israel puso precio a su cabeza por su implicación en la muerte de Shlomo Argov, embajador de Israel en Gran Bretaña, a manos de la organización terrorista de Abu Nidal, cuando lo cierto es que este individuo, cuyo nombre verdadero era Sabri al-Banna, estaba totalmente descontrolado y asesinaba a miembros tanto de las instituciones israelíes, como norteamericanos e incluso a los activistas de la OLP y al-Fatah (sus antiguos compañeros), al considerar que éstos últimos habían traicionado a Palestina al pretender negociar la paz con Israel.

Hezzbollah aprovechó la ocasión que se le brindaba y ocupó el hueco dejado por al-Fatah para dirigir la resistencia palestina organizando acciones armadas desde sus bases en El Líbano, motivando la invasión israelí quienes no se retirarían hasta el año 2000, sin embargo, los sirios no lo harían hasta cinco años después, continuando con su apoyo a Hezzbollah, organización que recibía también respaldo de Irán, o al menos es lo que todos los analistas consideran y lo que siempre han sospechado tanto en Israel como en otros Países.

En 2006, tras un enfrentamiento en la frontera, Hezzbollah mató a ocho soldados israelíes y capturó a otros dos lo que causó una Segunda Guerra del Líbano en la que las IDF tuvieron bloqueado todo el Líbano, sobre todo por mar y aire, bombardearon la capital, Trípoli y otras ciudades como Tiro, desplazaron a cientos de miles de personas que huían del conflicto, tanto libaneses como israelíes (se calcula que se desplazaron 300.000 israelíes hacia el sur de Israel), muriendo cientos de personas, la mayoría libanesas y resultando heridas miles.

La acción armada de Hezbollah que inició la Guerra coincidió con el ascenso al poder de Hamas en Gaza por lo que se cree que fue algo premeditado, una acción conjunta entre las dos organizaciones terroristas: un ataque por el norte de Hezzbollah y otro por el sur de Hamas. Éstos últimos, llevaban semanas lanzando misiles a las poblaciones israelíes y de hecho, pocos días después se produciría el enfrentamiento entre activistas de Hamas y soldados israelíes en el que sería capturado y secuestrado el cabo Gilad Shalit, mencionado anteriormente y que permanecería secuestrado durante años.

Contexto actual (2013)

En 2013 Israel vive expectante los acontecimientos que sacuden a los Países Islámicos sin saber que le depara el destino, pero si algo se les exige a los analistas es precisamente que sepan ver el futuro, es decir, que consigan, con sus conocimientos y estudios adelantarse a posibles escenarios futuros previendo una respuesta eficaz ante lo que se avecina y más si son conflictos o amenazas.

La conocida como “Primavera Árabe” preocupa y mucho al Gobierno de Israel, por ejemplo el auge de “Hermanos Musulmanes” en todos estos Países, sobre todo en Egipto, antiguo aliado de Israel, desde aquella guerra en la primera mitad de los 70 tras la que Egipto comprendió que resultaba más sensato para sus intereses llevarse bien con Israel, lo que le granjeó enemistades en el Mundoaraboislámico, volviendo en la actualidad a una situación complicada con su vecino del sur, una vez fue derrocado el presidente egipcio, Hosni Mubarak, actualmente condenado a cadena perpétua por el nuevo Régimen instaurado en Egipto, dirigido por “Hermanos Musulmanes”, de lo que naturalmente Hamas se beneficia.

Siria está desintegrándose lo que beneficia a Hezzbollah que pudiera hacerse con un enorme arsenal procedente de las Fuerzas Armadas Sirias (no es descabellado pensarlo, ¿acaso se conoce el destino de gran parte del arsenal libio? Se sospecha que pudiera estar en manos de al-Qaeda en el Magreb, a la que habría llegado a través de las tribus tuaregs que ayudaron a Gadafi).

Con dos organizaciones consideradas terroristas amenazando la estabilidad de Israel, tanto por el norte como por el sur, el Gobierno israelí está más preocupado que nunca antes por un posible recrudecimiento del terrorismo.

Los Altos del Golán, ese territorio que los israelíes arrebataron a los sirios en 1967, está sufriendo ataques desde suelo sirio, probablemente por insurgentes, pero no hay modo de saberlo, por lo que no se descarta que sea Hezzbollah quienes ataquen los emplazamientos de colonos judíos.

Para colmo, las relaciones con Turquía, con su actual Gobierno islamista, están muy frías (camino de la congelación) y de siempre se ha sospechado que determinados emiratos de la Península Arábiga venden armas y material a los insurgentes sirios y a grupos palestinos, o al menos organizaciones afincadas en dichos emiratos.

Sin duda, la clave para no verse más aislados que nunca, desde que Israel fue declarado un Estado moderno, en 1948, es buscar el modo de llevarse bien con Turquía, pero los turcos no están por la labor y el socio tradicional y protector de Israel, los Estados Unidos, está pasando por un momento muy delicado de su propia Historia, con una gravísima recesión económica que ha punto ha estado de provocar una quiebra total de su economía, lo que aún no descartan los analistas para próximos años.

Rusia mantiene su única base militar, fuera de su territorio, en Siria, por lo que no es un protector viable para Israel cuando éstos se vean obligados a buscarlo una vez Norteamérica les diga que no pueden seguir apoyándoles. China, la próxima gran superpotencia, tiene sus propios planes en los que, en principio, no entra Israel. De hecho, el coloso asiático tiene excelentes relaciones comerciales y diplomáticas con el principal enemigo de Israel: Irán. Los superpetroleros chinos cargan crudo de forma habitual en Irán, por lo que Israel sabe muy bien que llamar a las puertas de China no es, de momento, buena idea.

La Unión Europea, otro de los protectores tradicionales de Israel, vive su particular vía crucis económico con Países miembros que se plantean abandonar la Unión debido a la crisis económica global que se ensaña con ellos, caso de Grecia; otros intentan salir adelante bajo un aura de pesimismo e incertidumbre como hacía décadas que no respiraban, caso de España.

Por lo tanto, Israel, cada año más, se tiene a sí mismo. No puede esperar la ayuda de una Gran Potencia porque pocas hay que se la puedan brindar. Si acaso Brasil, ese gigante que comienza a despertar de su letargo con visos de convertirse en el poder emergente sudamericano (¿acaso el eje de poder comienza a virar del norte al sur en América?). Pero tampoco Brasil pareciera recomendable para buscar un nuevo socio-protector, porque el Gobierno brasileño tiene, a su vez, como su segundo principal socio comercial a Venezuela, uno de los aliados de Irán.

Claro que otro gallo cantaría si Israel tuviera petróleo o abundancia de recursos naturales por lo que no necesitara importar energía o combustible de Turquía u otros Países. Si eso sucediera, Israel respiraría relativamente tranquilo ya que contaría con tal poder que los Países islámicos, incluso Turquía, le seguirían guardando el aire ya que unido a su evidente potencial militar contarían con grandes recursos energéticos y si fueran lo suficientemente amplios como para poder vender excedentes, convertirían a Israel en una Gran Potencia mundial, pero ¿es esto posible?

Recientemente se han descubierto ingentes reservas naturales en aguas territoriales de Israel, concretamente en el yacimiento de gas natural de Tamar, a 90 kilómetros al norte de la Costa de Israel, donde se cree existe una bolsa submarina impresionante que pudiera permitir al Estado hebreo importar menos petróleo volviéndose menos dependiente. El otro yacimiento descubierto, el de Levyatán, es aún mayor (el segundo yacimiento más grande del Mundo que se haya descubierto en la última década) y garantiza existencias de gas para los próximos 65 o 70 años, mínimo. De hecho, en Israel han remodelado su plan energético, para los próximos años, esperando conseguir que en 2020 la quinta parte del parque automovilístico utilice el gas natural para sus desplazamientos en vez del petróleo.

Por otro lado, Israel pudiera utilizar sus buenas relaciones con Chipre para mediar ante Turquía a la hora de buscar una salida al gas natural y el petróleo que sigue extrayéndose en grandes cantidades en la zona chipriota.

Todo lo anterior es sabido por los analistas de Hamas, organización que en 2012 celebró su 25 aniversario en Nablús (Cisjordania), con 5.000 personas participando en los diversos actos. La primera vez, en diez años, desde la Segunda Intifada, que se lo permite al-Fatah, la facción palestina gobernante, heredera de la OLP de Yasser Arafat y enfrentada durante años a Hamas. En la celebración podían verse las típicas banderas verdes de Hamas, carteles con fotografías de presos palestinos e incluso se veía a mujeres blandiendo cohetes de cartón como los “Qassam” que se lanzan a menudo contra territorio israelí  mientras gritaban consignas contra Israel. La líder de estas mujeres de Hamas es Julud Al Masri, quien aboga por cimentar la influencia de Hamas en Cisjordania cuya influencia en la población ha quedado evidente con semejante muestra de respaldo popular.

Desde 2007 Hamas no celebraba su aniversario (en ese año se cumplían veinte de su fundación). Las Brigadas de ‘Iz Aldin al-Qassam estuvieron presentes en la celebración, en una clara provocación a Israel, declarando algunos de sus jefes que la lucha militar continuará. Sin embargo, algunos líderes universitarios y de colectivos juveniles, como Daid Mohamed, estudiante en la Universidad Al-Nayah de Nablus y residente en Burqa se muestran disconformes con el mantenimiento de la línea agresiva y de la violencia en el mensaje de Hamas.

En agradecimiento por el respaldo recibido en Cisjordania, Hamas permitirá que al-Fatah celebre su 48 aniversario en Gaza. Sin embargo, a pesar de las condiciones en las que viven los papalestinos en Israel y en los territorios ocupados, lo cierto es que Hamas sigue siendo un escollo en cualquier negociación que busque la finalización del conflicto. De momento, para este grupo islamista Israel no existe y no se puede negociar con un Estado inexistente. Por otro lado, no son pocos los palestinos que huyen también de Hamas y que a pesar de las restricciones que se ven obligados a aceptar si deciden marchar a territorio israelí consideran que es mejor eso que vivir bajo el yugo del radicalismo islamista de Hamas. Por ejemplo, este grupo niega que las mujeres participen en una maratón organizada desde 2010 por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés) y eso que la finalidad de la Maratón es recaudar fondos para un programa de actividades lúdicas y deportivas que UNRWA organiza en verano para niños en Gaza. El año pasado (2012) recaudaron más de 750.00 euros; este año, de los 551 deportistas inscritos, casi la mitad eran mujeres y entre ellas 67 palestinas. Ahora bien, la decisión de la UNRWA de cancelar esa prueba simplemente porque Hamas prohibiera la participación de mujeres palestinas algunos ciudadanos de a pié consultado de Israel la han considerado una cobardía ya que si el objetivo final era recaudar dinero para los niños, éstos no tienen la culpa, claro que siempre es mejor anular la prueba que sufrir un atentado como represalia y eso es algo que no puede permitirse una organización como UNRWA en la que colaboran 11.000 personas, con 243 centros educativos en Gaza y programas de alimentos y servicios de emergencias que cubren las necesidades de más de un millón de palestinos, en una Franja como Gaza donde el desempleo se estima en un 32% de la población activa.

Incluso determinadas actividades que generan víveres como la pesca son prácticamente imposibles en Gaza, ya que Israel bloquea el acceso a mar adentro por parte de embarcaciones palestinas y precisamente los bancos de peces se encuentran tres millas adentro, siendo el pescado que se vende en los mercados en su mayor parte procedente de Egipto. Por esta razón es tan importante la misión humanitaria desplegada por la UNRWA así que no se entiende la actitud de Hamas; como nos decía uno de nuestros encuestados a pie de calle, <<pareciera que le importara más quedar bien con “Hermanos Musulmanes” que con sus conciudadanos palestinos>>, ahora que “Hermanos Musulmanes” tienen más influencia que nunca antes en el Mundo árabe, después de los derrocamientos de regímenes autoritarios tras la Primavera Árabe (caso de Túnez, Libia, Egipto o Yemen) por otros Regímenes, igualmente totalitarios pero islamistas dirigidos en la sombra por ese movimiento.

Hamas obliga a las mujeres palestinas a que se cubran la cabeza con el pañuelo islámico y vestir de forma no llamativa (un “short” o minifalda en verano, un pareo o una camiseta de tirantes es impensable en una palestina que viva en Gaza); no pueden fumar en cachimba o similares en locales públicos con los hombres ni mezclarse de ninguna manera en locales o actividades de ocio o divertimento. Por ejemplo, es sumamente complicado, por no decir imposible, que una mujer palestina acepte tomar un café en cualquier local público, a la vista de todos, con un hombre que no sea palestino.

Abdessalam Siyam, secretario general del Gobierno de Hamas, dice que ellos no impiden que se celebre la maratón pero no permitirán que mujeres y hombres realicen pruebas deportivas de forma conjunta y la opinión de este portavoz la comparte la mayoría de miembros de Hamas para quienes es impudico que las mujeres exhiban sus piernas, mezcladas con los hombres, corriendo juntos. No en vano, la influencia del movimiento islamista “Hermanos Musulmanes” pesa mucho en los dirigentes y miembros de Hamas.

————————————————————————

Rahim Barral y Adolfo Estévez

Rahim Barral es colaborador de la red de analistas de la Seguridad Global RED SAFE WORLD y conoce las Franjas Palestinas; licenciado en filología árabe e hispánica.

Adolfo Estévez coordina la red de analistas de la Seguridad Global RED SAFE WORLD, es experto profesional en cultura araboislámica por la UNED, Máster en Fenomenología Terrorista (UGR) y experto universitario en análisis de la violencia política.

 

La matanza de Beslán

Beslán

Beslán es una ciudad de Osetia del Norte, una República del Cáucaso ruso conocida también como Alania. Se trata de una Región muy pequeña, tan solo 8.000 kilómetros cuadrados, con apenas 710.000 habitantes. De hecho, la localidad de Beslán tiene unos 34.000 habitantes, encontrándose muy cerca de la capital, Vladikavkás.

La zona es de una especial conflictividad ya que los vecinos de Osetia del Sur siempre quisieron independizarse de Georgia, votando en referéndum unirse a Osetia del Norte y por lo tanto a Rusia, la cual envió tropas de pacificación que serían atacadas por Georgia causando la guerra entre Rusia y Georgia. Sin embargo, el enorme potencial ruso obligó a la retirada del ejército georgiano consiguiendo Osetia del Sur su anhelada independencia.

Pero la guerra fue en 2008 y los atentados de Beslán cuatro años antes. Sin embargo, en 2003 concluyó otro conflicto en la Región caucásica: la segunda guerra chechena.

Chechenia es considerada por los rusos como parte integrante de su territorio, una República Federal en todo caso pero unida a Rusia, mientras que los independentistas chechenos autoproclamaron su propio Estado, la República de Ichkeria, que aún no ha sido reconocido por ningún Gobierno del Mundo por lo que, en teoría, Chechenia sigue estando incorporada a la Federación Rusa. Es más, actualmente esta República no reconocida también se ha dividido en dos: el Emirato del Cáucaso y la propia República Chechena de Ichkeria (existe un conflicto entre las dos entidades).  

En Chechenia varios grupos armados han luchado por su cuenta contra Rusia realizando atentados en suelo ruso provocando decenas de muertes todos los años, como lo acontecido en Beslán, entre los días uno y tres de septiembre de 2004, en los que uno de esos grupos secuestró un instituto de enseñanza media.

Se dice que el comando terrorista estaba formado por individuos tanto chechenos como oriundos de la República de Ingushetia, la cual formaba parte de Chechenia hasta su incorporación a Rusia como República Autónoma. En cualquier caso eran integristas islamistas chechenos que practicaban el terrorismo yijadista como arma de presión contra el Gobierno ruso lo que todavía hoy siguen haciendo, de hecho los dirigentes tanto del Emirato del Cáucaso como de la República Chechena de Ichkeria están incluidos en las listas internacionales de organizaciones terroristas.

El día escogido para esta acción no fue casual ya que precisamente el primer día de septiembre es cuando comienzan las clases en Rusia y en los colegios e institutos lo celebran con una fiesta de apertura del año escolar, razón por la que había tantos padres de alumnos en el centro. En circunstancias normales, los chicos y chicas irían al instituto en autobús o andando si son adolescentes; los más pequeños serían los únicos a los que acompañarían sus padres o sus madres y éstos no entrarían en el centro sino que en la puerta, como en todo el Mundo prácticamente, les darían un beso y volverían a por ellos al finalizar las clases esperando su salida igualmente en la puerta. Pero al celebrarse el comienzo del nuevo curso, los padres entraron en el instituto para estar con sus hijos y charlar con otros padres. Los terroristas sabían muy bien cuál era el día idóneo para hacer el mayor daño posible. 

El atentado de Beslán dejó un saldo de más de 334 muertos (184 de ellos niños), unos 200 desaparecidos y 783 heridos.

El comando era más bien un pelotón pues lo conformaban 32 personas, con pasamontañas y conduciendo vehículos militares. Algunos portaban cinturones de explosivos; se dice, entre las contradictorias versiones, que uno de ellos activó el cinturón por error provocando su muerte instantánea, incluso utilizaron a varios niños para colocarles cinturones con explosivos.

La Policía Local intervino pero fueron repelidos muriendo cinco agentes. El pelotón terrorista se hizo con el edificio en el que había, en ese momento, entre 1.100 y 1.500 personas, entre profesores, padres, personal civil y alumnos/as (con edades comprendidas entre los siete y los dieciocho años) si bien 50 personas consiguieron huir durante el ataque.

La tarjeta de presentación de los terroristas chechenos fue seleccionar a veinte personas, entre los rehenes, asesinarles y tirar sus cadáveres al exterior del complejo para que lo viesen desde fuera, especialmente las Fuerzas de Seguridad que comenzaban a enviar refuerzos quedando impactados los agentes ante tan dantesca escena.

Escudo de las Unidades ALPHA

Escudo de las Unidades ALPHA

Las Fuerzas Armadas y de Seguridad rusas también enviaron efectivos, destacando las unidades ALPHA que acompañaban a las unidades OMON. Las unidades ALPHA están especializadas en lucha contraterrorista y datan de tiempos de la URSS. En 2004, cuando se producen los atentados de Beslán, estas unidades están ya integradas en la FSB, el Servicio Federal de Seguridad de Rusia, heredero del KGB.  Los ALPHA ya tenían experiencia en liberación de rehenes secuestrados por grupos chechenos.

Con respecto a las unidades OMON, dependientes del Ministerio del Interior, se trata de un Escuadrón Especial de la Militsia (Policía de Rusia). Cuentan con los equipos antiterroristas vityaz y hay destacamentos en cada República Rusa. Teniendo en cuenta la proximidad geográfica de Beslán de la capital de Osetia del Norte, estos equipos llegaron enseguida al instituto que había sido tomado por los terroristas.

A no ser que pensemos que los terroristas eran unos simples suicidas, lo que pudiera ser a juzgar por su comportamiento, en principio parecía que contaban con cierta estrategia como llevar a los rehenes a un lugar menos complicado para su defensa, tal como el gimnasio del instituto, lo que implicaría haber realizado un estudio previo de la zona, de hecho, en un comunicado del líder checheno Shamil Basayev, por aquel entonces jefe de los rebeldes, dijo que habían estudiado el secuestro intentando desmontar la versión del Gobierno de que se trató de una simple acción terrorista suicida, ahora bien, su actitud hacía pensar más en la versión oficial: colocaron cargas explosivas por todo el edificio dejando claro que si se forzaba un asalto policial no dudarían en matar a todos los rehenes aunque cayesen ellos también.  Comunicaron a los negociadores que si la Policía mataba a cualquiera de ellos, por cada caído ellos matarían a 50 rehenes y si solamente eran heridos, en un eventual tiroteo con las Fuerzas de Seguridad, por cada rebelde herido ellos matarían a 20 rehenes.

Para negociar, los secuestradores solicitaron que mediara Leonird Roshal Mijáilovich, un conocido pediatra ruso de prestigio internacional que ya había tratado con los rebeldes chechenos en un anterior secuestro, el del Teatro Dubrovka de Moscú, dos años antes que el suceso de Beslán si bien, según un testigo interrogado con posterioridad, Roshal fue confundido con Vladimir Borisovich Rushailo, secretario de Seguridad del Gobierno ruso. Claro que lo sucedido en el teatro de la calle Dubrovka también está envuelto en brumas pues según algunos testimonios murieron 129 personas en el asalto policial cuando otras versiones lo desmienten.

Ni siquiera la presión del Consejo de Seguridad de la ONU hizo que los terroristas se apiadaran de la situación en la que tenían a los rehenes, sin comida, agua ni medicamentos; tampoco permitieron la retirada de los cadáveres de las personas que habían muerto en el asalto rebelde al instituto.

El calor en el gimnasio era insoportable por lo que muchos niños y también adultos se veían obligados a ir sin las prendas superiores, incluso inferiores, para soportar las altas temperaturas del interior del edificio.

El doctor Roshal fracasó en las negociaciones sin embargo el exmilitar y político Ruslán Aushev, que fue presidente de la República Autónoma Rusa de Ingushetia, de donde procedían algunos de los terroristas que se habían unido a los rebeldes chechenos, consiguió la liberación de once enfermeras y quince niños de corta edad (ottras versiones hablan de 26 niños, sus madres y dos sanitarias). Los testimonios posteriores indican la crueldad con la que actuaban los terroristas obligando a las madres de los escolares que escogieran a qué hijos liberar. Aushev confesó posteriormente que la matanza perpetrada en Beslán se debió a una explosión accidental de una de las cargas, provocada por uno de los secuestradores. Varios padres que iban armados y aguardaban en el exterior del instituto entraron de forma escandalosa provocando que los rebeldes abrieran fuego aprovechando la confusión creada por la explosión. Éstos creyeron que se les había engañado en las negociaciones, de las que se estaba ocupando el propio Aushev y que en ese momento estaba dando sus frutos puesto que había conseguido la liberación de varios niños y sanitarias del centro escolar (hay una versión que asegura que los rebeldes le entregaron también a varios bebés). Los rebeldes abrieron fuego sin dudarlo al pensar que las Fuerzas de Seguridad iban a tomar el gimnasio. Unos instantes antes, los rebeldes permitieron que un equipo sanitario retirara los cadáveres que podían verse en el exterior del gimnasio. La explosión accidental se produjo cuando los médicos y enfermeros se acercaban, abriendo los terroristas fuego contra ellos muriendo dos sanitarios.

En realidad se produjeron dos explosiones pues unida a la primera, que no fue intencionada, se ordenó la activación de otra carga explosiva al tomar la decisión de acabar con todo ante la posible incursión de las unidades especiales militares y policiales, ocasionando una abertura en el techo hundido del gimnasio, pudiendo escapar una treintena de rehenes quienes huían despavoridos sin saber exactamente a donde dirigirse, desconcierto aprovechado por los terroristas para dispararles, muriendo once en su intento de huida o tal vez los rebeldes se encontraban igualmente desconcertados y disparaban a todo lo que se movía.

Según otro testigo (uno de los que formaban parte del equipo médico), efectivamente la confusión pudo deberse a que unos padres, armados, abrieron fuego contra varios rebeldes cuando uno de éstos, por torpeza, explosionó sin proponérselo una de las cargas, lo que motivó que los padres aprovechasen para disparar a los rebeldes. Éstos repelieron el ataque provocando la muerte de varios de los rehenes que intentaban huir. Fuera como fuese, las unidades policiales y militares especiales que aguardaban la orden de intervenir consideraron llegado el momento y ahí comenzó el caos en el que unos disparaban contra otros sin tomo ni son, no descartándose que cayeran varios de un bando y otro por fuego amigo (disparos de miembros de su propio bando al cruzarse el fuego). Se produjo una verdadera batalla en la que se ha criticado la contundencia de la intervención rusa que movilizó helicópteros de combate e incluso un tanque; algo desproporcionado lo que pudo haber provocado que cayeran más víctimas de las que en casos así suelen producirse debido a que los secuestradores, al verse acorralados, recurrieron a lo que tenían a mano: los explosivos que habían colocado en el gimnasio, activándolos todos, provocando una destrucción total.

Un antiguo zapador del ejército ruso que se encontraba entre los rehenes, utilizó sus conocimientos en explosivos para desactivar de modo discreto la carga que habían colocado junto al grupo de personas entre las que se hallaba, dentro del gimnasio, gracias a lo cual, cuando estallaron todos los explosivos, él y los que se encontraban junto a él, pudieron escapar.  

Muchas madres de los niños muertos en el asalto, asociadas con posterioridad al suceso, denunciaron que la carga policial, al llevarse a cabo con el único fin de acabar con los terroristas, no tuvo en cuenta a los rehenes. Por ejemplo, algunos de los rebeldes se refugiaron en un sótano con varios rehenes. Cuando llegaron las unidades especiales abrieron fuego contra los secuestradores sin mediación ninguna, provocando que los rebeldes matasen también a los rehenes.

Todos los terroristas fueron abatidos excepto uno: Nur-Pashi Kulayev. Este hombre fue un ex-soldado ruso que se pasaría a las fuerzas rebeldes chechenas durante la Primera Guerra de Chechenia. En 2001, ya en la Segunda Guerra Chechena, en un ataque a un control militar ruso, perdió un brazo y sería torturado después, según sus propias palabras, por lo que se cree que desde entonces anidaba unas grandes ansias de venganza hacia los rusos motivando que se uniera al pelotón rebelde que secuestró el instituto de Beslán junto a su hermano. De Nur-Pashi Kuyalev se decía que era un verdadero integrista islamista capaz de recitar el Corán de memoria y que lo reinterpretó a su manera, justificando desde el punto de vista religioso la lucha contra Rusia.

Tras el asalto de las unidades especiales intentó huir disfrazado como si fuera uno de los rehenes (recordemos que no pocos de ellos se quitaban la ropa ante el calor asfixiante en el gimnasio).

En su huida se escondió tras un vehículo policial pero fue descubierto y casi linchado por los padres enfurecidos, siendo rescatado por la Policía quién lo condujo a dependencias del Ministerio del Interior donde sería interrogado, confesando que la acción rebelde había sido planificada por Shamil Basayev y Aslan Masjádov.

Shamil Basayeb

Shamil Basayev, líder rebelde checheno que ordenó el secuestro del instituto de Beslán

Sus amenazas hacia la comunidad internacional pensó materializarlas planificando saltar por los aires el local donde se reuniría el G-8 (el grupo de las ocho grandes potencias mundiales), en 2006, en su cumbre de San Petersburgo. La FSB (el Servicio de Inteligencia ruso) lo detectó cuando aún no había salido del Cáucaso, en su camino hacia San Petersburgo, atacando el camión cargado de explosivos el que iba, siendo el fin de Shamil Basayeb.

El otro líder checheno que Kuyalev mencionó en su interrogatorio, como planificador del secuestro del instituto de Beslán fue Aslan Masjádov, también islamizado y que durante veinte años había servido en el Ejército Rojo de Rusia, tras lo cual regresó a Chechenia, su tierra.

Fue contrincante político de Basayeb y firmó un armisticio con Rusia por lo que pudo presidir el Gobierno de Chechenia, en sintonía con Boris Yeltsin, pero Basayev subía en popularidad y presionaba a Masjádov hasta el punto de llegar a atentar contra su vida, por lo que la confesión del único terrorista que no murió en el asalto policial al instituto de Beslán no se sostiene ya que Basayeb y Masjádov eran enemigos acérrimos. Es más, el segundo no compartía los ideales wahabíes de Basayeb y detuvo a varios de sus lugartenientes a los que ejecutaba en público dejando sus cadáveres expuestos como escarmiento.

Se dice de Masjádov que a pesar de su radicalismo religioso no era tan extremista como Basayeb y no estaba de acuerdo con él en atentar contra objetivos civiles, otro de los argumentos de peso para desmentir la confesión de Kuyalev ya que la acción de Beslán no eral del estido de Masjádov, sí en cambio de Basayeb, quién arrastraba tras de sí un reguero de sangre de cientos de inocentes, mujeres (no militares sino amas de casa), niños y ancianos, caídos en sus atentados.

En cualquier caso, para las autoridades rusas, tanto uno como otro eran peligrosos terroristas y pusieron precio a la cabeza de ambos; por Masjádov recompensaban con diez millones de dólares a quién diera información útil que permitiera acabar con él (por la cabeza de Basayev daban más incluso).

El final de Masjádov sobrevino un año antes que el de su contrincante, Basayev, aunque existen demasiadas brumas en torno a su muerte: unos dicen que fue la FSB la que acabó con él y otros que lo hizo otro líder rebelde checheno, en venganza por haber matado Masjádov a su padre.  

El terrorismo de corte yijadista en Rusia se ha convertido en uno de los más graves problemas de seguridad del País con atentados continuos por todo su territorio por parte de grupos fundamentalistas o rebeldes que abrazan la religión islámica si bien reinterpretada por sus líderes buscando la justificación religiosa de sus actos no pocas veces ayudados de drogas alucinógenas para evadirse con visiones apocalípticas y todo tipo de esquizofrenias. Algunos de los testigos del secuestro de Beslán dicen que vieron a los rebeldes tomar drogas lo cual es comprensible teniendo en cuenta que debían controlar a los más de mil rehenes que tenían secuestrados por lo que no podían permitirse el lujo de descansar lo más mínimo y esta circunstancia pudiera explicar la torpeza de uno de ellos al tropezar con un cable que activó la cadena de cargas explosivas; es más que probable que se debiera al cansancio de más de dos días sin pegar ojo.

Se ha criticado a las fuerzas especiales allí destacadas pero la situación era de lo más complicada y todos los que han trabajado en unidades de ese tipo saben que la adrenalina está por las nubes, sometidos a una tensión desbordante y que no pocas veces los acontecimientos se suceden de modo impredecible. Los equipos especiales ALPHA estaban en un edificio próximo, muy similar al instituto, practicando como entrar de la mejor manera posible, dejando a varios efectivos pendientes por si había alguna novedad pero lo que no podían imaginar es que se detonarían dos explosivos provocando la histeria que vino a continuación. Los escasos efectivos que había presentes, a la espera de que llegaran sus compañeros, quienes estaban en el adiestramiento mencionado anteriormente, entraron en acción como buenamente pudieron y tal vez por esta razón actuaron también las milicias de padres armados en apoyo de los soldados que se veían insuficientes al comprobar como los secuestradores disparaban, de forma indiscriminada, a los rehenes que intentaban huir. El caso es que a medida que llegaba el resto de efectivos militares y policiales, lógicamente ya sin planificación ninguna, se iban uniendo a la intervención de sus compañeros, disparando con todo lo que tenían a su alcance, participando todos los efectivos, incluidos los helicópteros y el tanque, lo que se cree causó varias muertes de civiles y rehenes, incluso soldados y policías alcanzados por ese fuego de sus propios compañeros, totalmente descontrolados.

El estrecho callejón sur del complejo docente obligó a valerse del tanque que lanzó un proyectil con trayectoria oblicua para abrir un boquete que permitiera entrar en el gimnasio cuanto antes ya que no había tiempo para planificar nada puesto que dentro los terroristas estaban masacrando a los rehenes. Los mandos policiales y militares sabían que el proyectil podía matar a civiles que se encontraran en su trayectoria pero en ese momento lo que se imponía era entrar cuanto antes para impedir que la matanza fuera superior. Aun así, para las dos de la tarde, los efectivos de las fuerzas especiales que habían conseguido entrar en el gimnasio, a través de los boquetes que abrían con pequeñas cargas explosivas, eran tan solo 150, lo que resultaba insuficiente con una treintena de terroristas bien pertrechados y convenientemente parapetados con tantos rehenes. Los rebeldes hicieron uso de todo su arsenal, incluidas las granadas.

Lo que sí se le puede criticar a las Fuerzas de Seguridad destacadas en el suceso de Beslán fue no acordonar la zona, algo imperdonable ya que permitió que se concentraran numerosos padres armados con fusiles dando lugar a una confusión aún mayor cuando se procedió a la dantesca entrada en el gimnasio.

Ahora bien, las unidades especiales de la FSB se encuentran entre los más experimentados agentes operativos del Mundo y sin duda, en circunstancias más lógicas, hubieran acabado enseguida con los terroristas, pero tenían que abrirse paso entre montones de cadáveres, en medio de una lluvia de fuego, con los rebeldes utilizando a los rehenes como escudos humanos, en fin, un infierno en el más amplio sentido de la palabra. Dos años antes, en el teatro de la calle Dubrovka, las fuerzas especiales rusas actuaron con la profesionalidad que les caracteriza pero en esta ocasión resultaba imposible porque añadido a lo anterior estaba el ambiente irrespirable y escasamente visible al estar cargado de humo de las granadas. 

Se habla de incompetencia policial pero los testimonios de los agentes que intervinieron son espeluznantes y para nada denotan ineficacia sino una gran valentía como los agentes y soldados que murieron cubriendo a niños con sus cuerpos para que no fueran alcanzados por las granadas o los tiros.

Dos horas después de comenzada la carga policial y militar, aún se estaban desactivando trampas explosivas para que pudieran entrar los servicios de emergencias.

Por supuesto, como lamentablemente sucede en estos casos (ocurrió también con el 11-M en España), existe la versión extraoficial de que los equipos especiales no actuaron como se esperaba de ellos, que les entraron las prisas al cubrir el secuestro las cadenas de televisión con lo que temían quedar mal ante el Mundo entero actuando finalmente de forma precipitada por tal de solucionar la crisis cuanto antes.

Se dice que las primeras explosiones, las que la versión oficial y algunos testigos aseguran que fueron accidentales al tropezar uno de los terroristas con un cable de los que activaban las cargas explosivas, en realidad fueron unas granadas lanzadas por los agentes para provocar el asalto.

Una chica superviviente escribió en su blog, en ruso, su experiencia en el secuestro de Beslán. Pensó que era un simulacro pero al oír los primeros disparos siguió a todos los demás que en tropel eran conducidos al gimnasio donde entraban muy nerviosos. Los rebeldes cogieron a un hombre y les ordenaron a la muchedumbre que callara porque si no mataban a esa persona pero debido a los nervios no lo conseguían (lamentos, lloros, etc.) por lo que le pegaron un tiro delante de todos. Evidentemente fue suficiente para que todos callaran no oyéndose siquiera la respiración.

Les pidieron a todos que se deshicieran de sus teléfonos móviles y de sus bolsos advirtiendo de que si oían una sola llamada telefónica matarían a 20 personas.

Los rebeldes, con gran frialdad, colocaron las cargas explosivas. Entre ellos podían verse a mujeres ataviadas con burka por lo que solo se les veía los ojos, una mirada de las que congelan la sangre. Portaban armas e iban calzadas con zapatillas deportivas. A estas mujeres terroristas se las conoce como “viudas negras”.

Los hombres gritaban a las chicas musulmanas que había entre las alumnas y les ordenaban que se tapasen las piernas (estando en la pubertad o la adolescencia a todos los muchachos y muchachas les gusta vestir cómodamente y no olvidemos que estaban en verano, además en un día especialmente caluroso, pero tampoco olvidemos que los terroristas eran yijadistas; ven a la mujer como un ser pecaminoso que no debe enseñar nada de su cuerpo para no corromper al hombre o a ella misma).

El primer día hubo quienes pensaron, entre los rehenes, que todo pasaría rápido ya que los rebeldes incluso se portaban bien con ellos, dentro de lo que cabía portarse en una situación como aquella: les daban hojas de papel para que se abanicasen, les permitían ir al baño, les daban agua pero esa actitud cambió pronto, especialmente con la primera explosión, acontecida en la escuela próxima al edificio del gimnasio dentro del complejo escolar. Los rehenes vieron como un hombre ensangrentado era arrastrado por los terroristas quienes no permitieron que una enfermera fuese al botiquín a por medicamentos con lo que ésta solo pudo ponerle una camiseta en la cabeza para cortar la hemorragia.

Dejaron de darles agua al día siguiente con lo que los rehenes, sedientos y sudorosos, se quitaban la ropa que podían sin llegar a quedarse desnudos. Para los que estaban sentados al lado de las ventanas, las gotas de la lluvia que comenzó a caer avanzada la tarde fue un alivio. 

Durante la noche dormían como podían y durante el día los rebeldes les daban chocolate pero había quienes lo rechazaban ya que al ser tan poca cantidad solo conseguirían tener aún más hambre.

Hay asociaciones de víctimas que se han quejado de que se ocultaron las pruebas que demostraban que las fuerzas especiales entraron en el gimnasio tirando bombas por lo que murieron muchos rehenes en el asalto y otros supervivientes se quejaron de que el Gobierno ruso compraba el silencio de la mayoría de los padres de alumnos muertos dándoles indemnizaciones.

Algunos testimonios son sobrecogedores, como el de un padre que consiguió sacar a su hijita de aquel infierno pero como solo estaba herida la dejó en un lugar que creía seguro para continuar sacando a los supervivientes. Cuando volvió a por su hija, había desaparecido sin que nadie le diera razón de su paradero.El caso de esta niña no es el único; hubo en torno a 200 personas desaparecidas.  Hay padres que han denunciado que las autoridades les hicieron firmar impresos en los que se comprometían a dejar la búsqueda de sus seres queridos en manos de los servicios de emergencias pero nunca han vuelto a saber nada de ellos. Se les prometieron importantes indemnizaciones que tampoco han llegado en todos los casos pero sí en algunos lo que ha provocado enfrentamientos entre padres que buscaban desentrañar la verdad de lo acontecido en Beslán y quienes querían olvidar lo sucedido en el momento en que recibían las indemnizaciones.

Beslán

Botellas de agua junto a las flores en los restos del gimnasio; las botellas recuerdan que durante el secuestro se les privó incluso de agua

Resulta sobrecogedor ver fotografías del cementerio de Beslán donde pueden verse decenas de botellas de agua dejadas en las tumbas como ofrendas ya que los terroristas no les daban a los rehenes ni siquiera agua.

Para evitar rumores malintencionados o infundados, el Consejo de Muftíes de Rusia ha participado en los homenajes en recuerdo de las víctimas del atentado.

Vladimir Putin llegaría a desvincular el atentado de Beslán con la guerra chechena diciendo que en realidad se trató de una acción de la red terrorista al-Qaeda a lo que Shamil Basáyev, el 17 de septiembre de 2004, contestó en un comunicado, publicado en la web de los separatistas chechenos, que se atribuía la autoría de la matanza de la escuela de Beslán, los atentados suicidas perpetrados a finales de agosto de ese mismo año contra dos aviones de pasajeros y una estación de metro en Moscú, que se cobraron la vida de un centenar de personas.

Basayev dijo que las unidades especiales asaltaron el gimnasio negando que ellos explosionaran las primeras bombas, que desde un principio el pelotón de rebeldes había expuesto sus condiciones: cese inmediato de la guerra en Chechenia, retirada de las tropas rusas y dimisión de Putin como presidente de la Federación Rusa. No explicaba, en cambio, por qué había personas de Ingushetia entre los terroristas si bien se supone que pidieron también la liberación de presos de ese origen como una de las reivindicaciones.

Según explicaba en aquel comunicado el líder rebelde checheno, muerto en 2006, los terroristas tenían pensado darles agua y comida a los rehenes en el momento en que Putin retirara las tropas de Chechenia, lo que suena a burla cruel ya que sabían que Putin no accedería a sus pretensiones (aunque la versión oficial niega que los terroristas reivindicaran nada).

Para demostrar que los rebeldes no activaron los explosivos ni iniciaron el combate, Basayev demostró que conocía como estaban dispuestas las cargas explosivas e incluso proponía que se encargase un estudio independiente que examinase los cadáveres para que se pudiera demostrar que era imposible que las heridas infligidas las hubieran realizado los terroristas lo que es fácilmente comprobable analizando los restos de metralla y comparándola con las armas utilizadas.

El lçider rebelde checheno Terminaba su comunicado diciendo que no conocía a Ben Laden, como se había llegado a decir y que nunca había recibido dinero del mismo pero que lo aceptaría si se lo diera.

Los analistas y algunos periodistas que defienden cierta conspiración gubernamental por acallar la verdad sobre lo acaecido en Beslán dicen que la periodista Anna Politkóvskaya, que actuó de mediadora entre los terroristas chechenos y las autoridades rusas en el secuestro del Teatro de la calle Dubrovka de Moscú y que intentó volver a mediar en Beslán, fue asesinada porque descubrió ciertos asuntos turbios relacionados con el Gobierno y su lucha contraterrorista.

Una asociación de madres de Beslán contrató los servicios de expertos que analizaron todo lo sucedido aquellas tristes jornadas de septiembre de 2004 llegando a la conclusión de que las explosiones no fueron de las bombas que había dentro del gimnasio sino que procedían de fuera, dando a entender que se trataba de granadas y proyectiles lanzados por las fuerzas especiales que tenían órdenes de acabar cuanto antes con esa situación que dañaba la imagen del Gobierno ruso en el exterior.

———————————————–

Laila Ivanov, desde Moscú, para RED SAFE WORLD

La gran oportunidad de Latinoamérica

Imagen

Por Laila Velázquez, desde Bogotá

La Unión Europea de Naciones figura en el segundo puesto entre los socios comerciales de Latinoamérica, superando el comercio de bienes de todo tipo entre ambas Regiones los 202.000 millones de euros lo que supone el 6,3% del comercio total de la Unión y el 13% del latinoamericano. Así que en principio, le interesa más a los Países latinoamericanos mantener sus buenas relaciones comerciales con Europa que al contrario, también por el hecho de que la Unión Europea es la que más invierte en Latinoamérica de cuantas Regiones del Mundo lo hacen; incluso en los Países caribeños, no todos ellos hispanos, el mayor inversor es el conjunto de Naciones de la UE la cual invierte en la zona más que Estados Unidos.

Las inversiones europeas no han sido exclusivamente de tipo comercial ya que han invertido también 2.700 millones de euros en programas sociales con el objetivo de reducir la pobreza y las desigualdades en Latinoamérica.

El vínculo entre los dos subcontinentes es intenso y único. Gracias a la impronta española y portuguesa, Iberoamérica está enlazada con Europa por motivos culturales, con idiomas que comparten, principalmente el español hablado por 375 millones de latinoamericanos, la inmensa mayoría descendientes de los colonos que poblaron el continente americano procedentes de la Península Ibérica e Italia y que acabarían mezclándose con las etnias americanas dando lugar al mestizaje latino, de una riqueza cultural extraordinaria. Además, los lazos políticos han sido igualmente estrechos entre las dos Regiones, ayudándose mutuamente cuando lo han necesitado, motivo por el que la Unión Europea no ha dudado en seguir colaborando con casi todos los programas de integración regional latinoamericanos.

Lo que Latinoamérica ha pedido siempre a Europa ha sido respeto hacia su identidad regional que si bien es fruto de una simbiosis cultural de lo más particular no menos cierto es que desean que se les tenga en cuenta en los foros internacionales en los que se toman decisiones globales lo que hasta ahora se les ha vetado por considerárseles una Región en desarrollo debido a los altos niveles de pobreza y desigualdad social que aún pueden verse en las estadísticas de población latinoamericanas.

Sin duda, una de las claves para que la relación comercial entre europeos y latinoamericanos siga dando frutos provechosos para ambas partes es que MERCOSUR salga adelante y que la Unión Europea, con su experiencia de mercado único de varias décadas asesore a los Gobiernos de Sudamérica implicados en ese gran proyecto. Sería sumamente rentable que se llegue al mismo acuerdo que la Unión Europea ha firmado con Chile y México (dos Países que no forman parte de MERCOSUR) con el objetivo de crear una gran zona de libre comercio que solamente en México está dando unos resultados espectaculares con un incremento del comercio con la UE de un 30%, inversiones en ambos sentidos, no solamente de Europa en América sino también al contrario, con más de 5.000 empresas europeas invirtiendo en México, lo que beneficia al País ya que está creando riqueza hasta el punto de que las inversiones europeas ya suponen la cuarta parte de todas las inversiones extranjeras en México.

Con Centroamérica y la Región de Los Andes la UE ha renovado el Proceso de San José otorgando a las exportaciones de ambas regiones carácter preferente de acceso al mercado europeo gracias al Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG) pero los últimos acontecimientos protagonizados por los gobernantes de algunos Países sudamericanos con respecto a los intereses de grandes empresas europeas en sus territorios están creando una atmósfera de desconfianza hacia Latinoamérica lo que pudiera provocar que las empresas europeas busquen otros mercados (de hecho, se están introduciendo con fuerza en África aunque la creciente ola terrorista en la zona desaconseja operar de momento en la Región); debemos tener en cuenta que las compañías multinacionales europeas han invertido en Iberoamérica medio billón de dólares (500.000 millones) en los últimos diez años, más de lo que han invertido en Rusia, China y La India juntas. Solamente en Brasil, las empresas europeas han invertido en la última década 265.000 millones de dólares y España nada menos que 225.000 millones de dólares en toda Latinoamérica.  

Ciertamente los Estados Unidos siguen siendo el socio comercial más importante para Latinoamérica con el 40% del mercado, sin embargo, de continuar al ritmo actual y darse nuevos casos de agresividad política hacia intereses empresariales europeos en la Región, China acabará relegando a la Unión Europea como segundo socio comercial en el caso de que no se llegue a una planificación sosegada y beneficiosa para ambas partes entre sudamericanos y europeos. Sin embargo, en principio son los Países europeos los que menos pueden presionar u ofrecer como estímulo para renovar la relación comercial o relanzarla ya que mientras Latinoamérica vive un momento de crecimiento importante Europa anda sumida en una crisis que de momento no tiene visos de solucionarse y mucho menos España con unas cifras de paro escandalosas e impropias de un País que hace tan solo un par de años se encontraba entre las 15 economías más importantes del Mundo. Aun así, la Unión Europea sigue siendo el bloque económico más importante del Planeta, generando el 25% del Producto Interior Bruto de todo el Mundo, más incluso que Estados Unidos y Canadá juntos, mientras que Latinoamérica solo contribuye con un 8% al PIB mundial y el conjunto de Asia un 16%, con China a la cabeza (ha superado ya a Japón).

La renta per cápita europea es de 31.600 dólares mientras que la de Latinoamérica y Caribe es de poco más de 11.800 dólares.

El mercado potencial de ambas regiones es similar en cuanto a población, con casi 600 millones de personas en Latinoamérica y el Caribe frente a poco más de 500 millones en la Unión Europea y a pesar de la crisis económica europea la inflación sigue siendo sostenible, de un 5%. En el conjunto de Latinoamérica varía según los Países: la media está en un 7%; en Argentina y Venezuela supera ampliamente el 10%.

Pero como decía anteriormente, la crisis europea es honda y está permitiendo que las orgullosas potencias europeas revisen su relación con Latinoamérica para comenzar a tratarla de igual a igual conscientes de que necesitan cuantos más apoyos mejor si desean salir del atolladero económico que viven lo que entusiasma a muchos gobernantes sudamericanos que ven en este momento la gran oportunidad de Iberoamérica para introducirse en el mercado europeo con grandes beneficios para las empresas de Latinoamérica al suavizarse las condiciones de importación en Europa hacia los productos americanos. El gran escollo que continúa insalvable y que provoca aun desconfianza entre las empresas europeas es la falta de cohesión social en América Latina, todavía con estadísticas muy preocupantes lo que en cambio no parece importarle a las empresas chinas, tal vez porque en el gigante asiático ocurre lo mismo, donde los avances en este sentido siguen siendo lentos.

En 2012, Latinoamérica tenía 167 millones de pobres, casi un 29 % de la población total; una cifra espeluznante y que mejora muy lentamente (un año antes había 168 millones de pobres reduciéndose la cifra de un año para el otro en tan solo un millón de personas) y son datos fiables extraídos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Por otro lado, las empresas europeas siguen siendo recelosas en cuanto a sus inversiones en el Caribe por lo vulnerables que son los Países caribeños al cambio climático al carecer de infraestructuras adecuadas precisamente por la alta tasa de pobreza.

Otro de los obstáculos que frenan las inversiones europeas en América Latina es la seguridad: el narcoterrorismo sigue haciendo estragos en México y Colombia además de que en el resto del subcontinente la seguridad pública no garantiza suficientemente las infraestructuras europeas por lo que las empresas procedentes de Europa han de invertir grandes sumas de dinero en garantizar su propia seguridad.

Ahora bien, las grandes compañías multinacionales norteamericanas y japonesas están retirando sus inversiones en Europa  ya que el consumo ha bajado de forma abrupta debido a los programas de austeridad económica puestos en marcha por los Gobiernos europeos por lo que el mercado se resiente; al no haber tanto consumo como antes las grandes empresas buscan otros mercados, aunque tengan que abaratar sus productos y Latinoamérica está en el ojo de todas ellas.  

La economía panameña ha subido un 3,1 %, la peruana un 6,2% y la chilena un 5,5% mientras que la media europea solo ha supuesto una subida del 0,5%; la economía alemana, la más potente de Europa, solo ha subido un 0,7%. Gran Bretaña, a pesar de sus esfuerzos y de no acogerse a la moneda única, el euro, por temor a que desequilibrara su balanza comercial, manteniendo moneda propia, la libra esterlina, aun así vive una segunda recesión económica como el resto del Continente, en cambio Asia y Latinoamérica suben de modo importante, en el caso asiático un espectacular 7%. La explicación, en principio, es sencilla: los programas de austeridad europeos están limitando el consumo ciudadano con lo que muchos comercios cierran generándose más desempleo y un hundimiento mayor de sus economías con la Seguridad Social, otrora ejemplo para todo el Mundo, tambaleándose en la actualidad. En cambio, en China se han lanzado literalmente a la piscina sin recortes ni limitaciones de ningún tipo aunque sea a costa de contar todavía con escasas coberturas sociales públicas lo que ya está cambiando, lentamente pero viéndose mejoras en la vida de los ciudadanos chinos, reflejo de la economía potente que el Gobierno de su País está impulsando. Digamos que tanto en China como en Latinoamérica y el Caribe se controlan las exportaciones estimulando el consumo interno lo que da lugar a la aparición de pequeñas y medianas empresas que cubren ese creciente consumo con productos que distribuyen las grandes empresas chinas dedicadas a la exportación con lo que no hay conflictos entre ellas. Las grandes empresas se dedican a la exportación y las pequeñas y medianas a cubrir el consumo ciudadano.  

En este sentido, España debiera replantearse su rol. ¿Le interesa seguir obcecada en conseguir más representatividad en la Unión Europea lo que pudiera llevarle al desastre total? Si le preguntamos a la ciudadanía española, probablemente responda que sería un suicidio. Lo más inteligente en este momento para la economía española es actuar como se está haciendo en Latinoamérica y China: las grandes empresas españolas debieran ocuparse de las exportaciones y canalizar incluso las de productos europeos a través de puertos y aeropuertos españoles hacia Latinoamérica, con el consiguiente beneficio; sin duda, el País europeo mejor situado para comenzar a hacer algo así sigue siendo España, por los lazos culturales que le unen históricamente a Iberoamérica y por la red empresarial que tiene en la Región y su experiencia en la zona así como contactos de muchos años que deben explotarse más adecuadamente. En el interior del País, se debiera estimular a las pequeñas y medianas empresas para que se ocupen del comercio interno siendo abastecidas por las grandes empresas de importación-exportación. Se han de establecer zonas de libre comercio sin aranceles para que los productos no sean tan caros lo que facilitará el acceso a todo tipo de bienes de consumo; al crecer el consumo, surge la necesidad de montar tiendas y comercios que generan trabajo el cual a su vez sostendrá la Seguridad Social.

España igualmente ha de moverse con más soltura por el Magreb, una región vecina y la gran olvidada de las empresas españolas que desconfían de los Regímenes árabes aunque con los asesores adecuados las empresas españolas pudieran introducirse en un mercado que está en alza, en especial el marroquí.

Estados Unidos lleva mucha ventaja a Europa en Latinoamérica pues invierte en la lucha contra el narcoterrorismo y el mantenimiento de la seguridad pública, establece alianzas energéticas con Sudamérica y realiza importantes donaciones en programas para el desarrollo regional; si además, continúa la incursión china, con el actual planteamiento macroeconómico, tanto España como el resto de la Unión Europea pueden comenzar a olvidarse del mercado latinoamericano.

—————————-

Desde Bogotá, Laila Velázquez, para RED SAFE WORLD

 

Máster sobre terrorismo de la Universidad de Granada

Matrículate en la iniciativa más completa y con mayor proyección laboral en análisis y estudio del terrorismo

El objetivo principal es conseguir una formación analítica de alto nivel con profesores y ponentes de talla internacional: profesionales con amplia experiencia tanto en el ámbito de la seguridad pública como en el análisis y estudio académicos del fenómeno terrorista.

Las instituciones y entidades tanto públicas como privadas requieren de especialistas que sepan distinguir las amenazas actuales para contrarrestar sus efectos dañinos en sus resultados económicos, actividad empresarial o proyectos y misiones internacionales. Militares, profesionales de la seguridad pública y privada, médicos, enfermería, técnicos de laboratorio y demás personal del ámbito sanitario, biólogos, sector de las telecomunicaciones y la informática, abogados, fiscales, estudiantes universitarios, etc

Cualquier empresa o entidad pública valora muy positivamente un currículum en el que figuren conocimientos en materia de seguridad. En el ámbito de las nuevas tecnologías la ciberseguridad resulta esencial, al igual que la bioseguridad en el sector de las empresas farmacéuticas, la investigación epidemiológica y biológica, el ámbito de la Sanidad en general, el trabajo de laboratorio y todo lo relacionado con la seguridad hospitalaria y los servicios de emergencias.

Los profesionales de los Cuerpos de Seguridad y Fuerzas Armadas contarán con una base académica de alto nivel con la realización del Máster al adquirir conocimientos que son sumamente valorados en la selección de especialistas tanto para tareas de adiestramiento como en misiones internacionales y servicios especiales con la consiguiente remuneración que ello supone y el beneficio para la Sociedad al contar con expertos policiales y militares en lucha contraterrorista.

Las circunstancias actuales obligan a que los profesionales del Derecho estén convenientemente formados en análisis del terrorismo.

Abierto también a estudiantes y profesionales de Iberoamérica

El diploma del Máster será expedido por una Universidad europea de prestigio con validez en toda Latinoamérica como es la UGR (Universidad de Granada)

Más información

 

Repercusión de nuevas tecnologías en las políticas de defensa: los sistemas no tripulados

En los últimos años Estados Unidos ha incrementado exponencialmente el empleo y número de sistemas no tripulados en escenarios de conflicto armado. En 2001 el Pentágono disponía de 200 aviones no tripulados (también conocidos como drones o UAVs) y en 2003 la operación militar en Irak contó con la presencia de un solo avión sin piloto y de ningún robot terrestre. Actualmente hay más de 5.300 drones de distinto tipo en el inventario norteamericano y cerca de 12.000 robots terrestres desplegados en Irak.

Lejos de ser un hecho puntual, circunscrito a las peculiares circunstancias de Irak y Afganistán, la incorporación a gran escala de sistemas no tripulados en las fuerzas armadas constituye una tendencia creciente. Este capítulo tiene por objeto estudiar los factores de diferente naturaleza que están contribuyendo a la difusión de los sistemas no tripulados en contextos de conflicto armado y presentar las claves de su expansión y evolución futuras.

Os remitimos al interesantísimo artículo de nuestro colaborador Javier Jordán, profesor titular de la Universidad de Granada y del Master en fenomenología terrorista de la misma UGR en cuya organización colaboramos activamente.

Ir al artículo